Síntomas que indican que padeces ojo seco

0
196
Ojo seco
Ojo seco

Estilo de vida sería determinante para padecimiento del ojo seco

Una de las cosas que se puede asegurar, sobre el padecimiento del ojo seco, es que no depende tanto de la edad como de tu estilo de vida.

Lo cierto es que ya no parpadeamos lo suficiente, debido por ejemplo a largos períodos utilizando la visión de cerca; se incrementan las horas en espacios cerrados, a veces sin buena ventilación; y se abusa de la calefacción; factores todos ellos que contribuyen a la aparición del ojo seco. Si tienes alguno de estos síntomas quizá también sea tu caso:
Síntomas ojo seco:

  • Sensación de picor en los ojos.
  • Sensación de ardor.
  • Visión borrosa.
  • Sensación de arenilla.
  • Sensibilidad a la luz.

Esto puede ir unido a la sequedad ocular (son cosas diferentes) o bien darse la paradoja de tener ojo seco y un exceso de lágrima, todo lo contrario, a la sequedad ocular.

Cuando se tiene ojo seco significa que hay una importante afectación de la superficie del ojo como consecuencia de una lagrima que no consigue permanecer de manera estable y óptima sobre dicha superficie ocular. Se trata de una patología de la superficie del ojo, y es debida a múltiples factores, desde genéticos a ambientales. El ojo seco suele ser más frecuente en mujeres debido a los cambios hormonales que se producen a partir de los 50 años, aunque la edad se adelanta cada vez más edad debido a una actividad prolongada delante del ordenador.

Por otro lado, cuando hablamos de sequedad ocular, nos referimos a uno de los síntomas del ojo seco: cuando notamos que no tenemos lágrima en el ojo. Para tratar esta dolencia, se aconseja acudir al oftalmólogo para realizar un estudio sobre la severidad de los síntomas

 

Consejos:

*En las fases iniciales se aconseja el uso de lágrimas artificiales para reconstituir la película lagrimal.
*En los casos más severos, el oftalmólogo podrá optar por tapones lagrimales o el uso de ciclosporina en colirio.
*No obstante, una alimentación sana, rica en ácidos grasos esenciales (omega3), vitaminas (A y D) y minerales, así como el uso de humidificadores para mantener una humedad adecuada en los espacios cerrados nos ayudará si no a retardar, si a disminuir la sintomatología.