Maldito confesó que le  prendió fuego

0
946
Carlos Javier Hualpa Vacas
Carlos Javier Hualpa Vacas

No pudo más y terminó confesando su monstruoso ataque. Pese a que por más de un día negó que prendió fuego a Eyvi Agreda, Carlos Hualpa terminó declarándose culpable de las acusaciones.

Se presume que al verse acorralado debido a todas las pruebas en su contra decidió admitir el delito a fin de acogerse a los beneficios penitenciarios de la confesión sincera.

Cabe resaltar que una pasajera contó como el sujeto prendió a la mujer y antes de ello dijo una frase de terror: “Si no eres para mí, no serás de nadie, arderás”.

Le puede interesar

Eyvi Agreda Marchena: ¡Vivía aterrorizada!

Según el abogado Mario Arribas Chipem, Javier Hualpa aceptó que no tenía relación ninguna con la víctima, lo que refuerza la hipótesis de la PNP: Carlos Javier atacó a la joven porque ella no aceptó tener una relación sentimental con él. “No es mi enamorada. No es mi conviviente. No es mi pareja. Solamente es una compañera de trabajo”, expresó el detenido.

“Mi defendido se siente anímicamente mal, llora y está preocupado por su madre que es la tercera edad” sostuvo el letrado.

Se supo que en un momento de desesperación, el detenido  estalló en llanto, recordando que días anteriores  Eyvi lo había encarado por un supuesto acoso.

¿Pero quién es el maldito?

Sus vecinos del El Progreso en Carabayllo, se mostraron consternados al conocer el hecho. Según manifestaron los pobladores, Hualpa Vacas  vivió desde niño con sus padres y sus tres hermanos, y era un hombre tranquilo, introvertido y poco comunicativo.

Su padre es un humilde albañil y su madre una ama de casa. Además contaron que en su niñez llegó a participar en una iglesia evangélica. Sin embargo, en la actualidad casi no se le veía por el sector.

Asimismo en su cuenta de Facebook se muestra sus constantes publicaciones con frases perturbadoras: el ajedrez me ensenó que con un mal movimiento puedes perder a tu reina.

En las redes también se mostraba como un hombre aficionado al gimnasio y correr maratones, además se caracterizaba por su predilección por los fuegos artificiales.

Mujeres protestaron por ataque

Cansadas de tanta violencia contra las mujeres, un grupo de féminas tomadas de la mano y a una sola voz salieron  a las calles a protestar contra  el feroz ataque a Eyvi Agreda, quien hoy se ha convertido en el símbolo de lucha.

Sin embargo, las manifestantes fueron reprimidas con gases lacrimógenas al llegar a la Av. Nicolás de Piérola. Los efectivos lanzaron violentamente los químicos afectando a decenas de mujeres que marchaban pacíficamente.