Fiscal Tomás Gálvez fraguó boletas para cobrar

0
305
fiscal supremo Tomás Gálvez
fiscal supremo Tomás Gálvez

Denuncia de exasesor indica que magistrado se llevó miles de soles por capacitaciones

Las perlas del fiscal supremo Tomás Gálvez continúan saltando a la palestra. Luego que fuera designado como titular de la Segunda Fiscalía Suprema Penal en manos del fiscal de la Nación Pedro Chávarry, salió a la luz un caso de supuestas firmas adulteradas que lo involucra para el cobro indebido de miles de soles.

Vale precisar que la denuncia surgió en el 2015, cuando la ex asistente de Gálvez, Gínger Salguero Alcalá, denunció la existencia de un grupo de boletas presuntamente fabricadas para justificar los gastos de algunas jornadas de capacitación a rondas campesinas de Cajamarca. Así, el entonces fiscal supremo adjunto fue denunciado por presunto delito contra la fe pública, falsificación de documentos y falsedad genérica. Primero ante el fiscal de la Nación, Pablo Sánchez, y después, ante Control Interno, a cargo de Pedro Chávarry.

Fraude y falsificación

Los documentos presentados por Salguero eran parte del medio centenar de jornadas de capacitación organizados por Gálvez en Cajamarca y San Martín, y para ello solicitaba fondos por rendir a la Fiscalía, para cubrir la alimentación y el traslado de los ronderos participantes. En la denuncia, se sostiene que Gálvez había inflado el número de ronderos asistentes a esas cinco jornadas para apropiarse presuntamente de 23,469 soles. Fueron presentados como parte de la denuncia, boletas de consumo de alimentos además de fotografías y videos de algunos eventos, en los que no se advierte gran asistencia.

A modo de defensa en el proceso, Gálvez presentó declaraciones juradas de los proveedores de almuerzos en Cajamarca, pero en algunas de ellas las firmas de los proveedores se ven distintas entre sí en comparación con la de su DNI.
Pese a ello, el caso se archivó, y la decisión de Gonzalo Chávarry, sustentada en informes contables de la propia Fiscalía, fue ratificada por la Junta de Fiscales Supremos, durante el período de Pablo Sánchez como fiscal de la Nación.