Los cuatro clásicos que matan una relación

0
243
Relación
Relación

Ritmos distintos, falta de tiempo para el otro y dejarse llevar por la rutina pueden acabar con el romance

No por ser de sobra conocidos (y en algunos casos, comprobados), son menos habituales. Tras consultar a un buen número de parejas que han sufrido rupturas en los últimos meses, las cuentas salen y, sí, estos son definitivamente los cuatro clásicos que acaban estropeando una relación de pareja, ya sea en ciernes o consolidada:

Señales que indican que sigue enamorado de ti

1. Ir con prisas. Dos personas se conocen, salta la chispa, pasan la noche juntos y toda va de maravilla. La química es evidente, parece que se conocen de toda la vida. Pronto surge la ilusión de que son almas gemelas… Sin embargo, nada de eso es suficiente para decidir compartir la vida. Hay que esperar a que pase el tiempo para conocerse mejor. Es importante dejar que baje el fuego de la pasión para empezar a tomar decisiones. En general, da mejor resultado ir despacio y dejar que la relación evolucione.

2. Ir demasiado despacio. Una vez que la pareja ha establecido cuáles son sus intereses y aspiraciones y consideran que tienen una relación sólida, las cosas deben avanzar física y emocionalmente. Si nada sucede, es cuestión de tiempo que llegue el aburrimiento o a la falta de interés.

3. No encontrar tiempo para estar juntos. Todo el mundo tiene las horas contadas y la agenda repleta pero el único modo de demostrar que la otra persona te importa es dedicarle tiempo. Las relaciones necesitan constantes cuidados para prosperar y tu pareja debe sentir que es especial para ti, no una actividad más que tienes que agendar.

4.Pensar que todo está hecho. Recuerda, los comienzos de la relación cuando te esforzabas en que esa persona se sintiera especial. Si ese sentimiento se pierde y es reemplazado por la rutina y la idea de que ya está todo hecho y tu pareja garantizada, la relación acabará haciendo aguas. Además, ninguna relación está del todo garantizado.

Compartir
Artículo anteriorDorita sufre por papito
Artículo siguientePan de choclo