Infeliz mata a mujer de tres balazos

0
246
Infeliz mata a mujer de tres balazos
Infeliz mata a mujer de tres balazos

Agente de seguridad llegó hasta el mercado donde trabajaba la madre de 4 hijos y la asesinó

Ingrid Melina Arizaga Barandín de 37 años, se convirtió en la quinta víctima de la insania de un hombre, que al creer que la vida de ella le pertenecía, acabó con ella de 3 balazos. El infeliz fue a buscarla hasta el mercado donde laboraba y ante la atónita mirada de compañeros de trabajo y clientes de Ingrid, le arrebató la vida.

La mujer madre de cuatro hijos, la mayor de 18 años, realizaba sus labores de mesera en un puesto de comida del mercado Santa Rosa ubicado frente al Poder Judicial del Callao, cuando alrededor de la 1 de la tarde  apareció Sandro Gino Villegas Arévalo (45), con quien habría terminado su relación el pasado 24 de diciembre.

Por causas que aun son materia de investigación, empezaron a discutir cuando de pronto Sandro Villegas, sacó su arma de fuego y le disparó tres balazos. Dos de ellos cuando ella estaba tendida en el piso, lo cual dice que su intención era acabar con su vida. Tras ello el criminal huyó. Empero, minutos después miembros de la policía lo aprehendieron.

Según versión de los testigos del crimen, Sandro Villegas, llegó hasta el lugar a pedirle dinero, acción que repetía constantemente. Sin embargo, en esta oportunidad ella se negó, lo cual habría desencadenado su furia.

“Todos los días ese hombre venía a exigirle dinero a Ingrid, ella le tenía miedo y temía por sus hijos, por eso le daba dinero y hasta le daba comida. Cuando ella quiso ponerle fin a los acosos de su ex pareja este maldito la mató, ella era madre de 4 niños, una de 18 años y otros 3 pequeños menores” relató un testigo del trágico suceso, quien también trabaja en el mercado.

Las cámaras del local registraron todo el accionar del sujeto que, trabajaba para una empresa de seguridad que prestaba sus servicios al Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables.

Agentes de seguridad, tras las primeras investigaciones, revelaron que el arma utilizada para el asesinato, no era de propiedad de Villegas Arévalo, en realidad pertenece a la institución de seguridad para la que él trabajaba y en ese momento el sujeto no tenía autorización para portar el arma, por lo que se presume que el homicida sustrajo revolver de su centro de trabajo y lo llevó hasta el mercado, lo cual hace pensar a las autoridades que el atacante ya habría estado planeando su ataque.

Tras ser capturado, Sandro Villegas Arévalo se justificó diciendo que la mató porque ella le había sido infiel y que habían terminado su relación el 24 de diciembre. El homicida podría tener una pena de entre 15 y 35 años de cárcel.