Policías temen ir 40 años a prisión por matar a delincuente

0
184
Policías temen ir 40 años a prisión por matar a delincuente
Policías temen ir 40 años a prisión por matar a delincuente

Efectivos aseveran que solo cumplieron con su deber en el 2015

Efectivos temen que nuevo fiscal siga con pedido de cárcel. Tres agentes de la Policía Nacional acudieron al llamado de vecinos de Piura para detener una balacera entre dos bandas delincuenciales, pudieron perder sus vidas en la intervención, sin embargo, se defendieron y abatieron a un ladrón.

Los suboficiales de la Policía Nacional Alexis Anastacio, Albert Ramírez y Martín Ruesta, tras la intervención en el asentamiento humano San Sebastián de Piura para recobrar el orden en las calles, fueron denunciados por homicidio calificado y abuso de autoridad, luego de que el exfiscal Martín Castillo Nizama, pidiera en ese momento 40 años de prisión contra los efectivos. La pesadilla de los policías empezó tras la intervención en el asentamiento humano San Sebastián de Piura, lugar donde bandos armados se enfrentaban en la calle.

Según contó Alexis Anastacio, tras intervenir en la trifulca, forcejeo con Romario Niño Villacorta, quien tenía una escopeta en la mano, mientras que otro facineroso lo ‘cogoteaba’, ante ello su compañero de armas identificado como Martín Ruesta intervino en su ayuda y le salvó la vida disparando contra Romario Niño Villacorta, mientras su compañero Martín Ruesta los defendía del fuego cruzado ocasionado por el enfrentamiento de las dos bandas.

Tras la muerte del hampón, Anastacio y su compañero Ramírez fueron llevados a prisión. Alexis Anastacio estuvo preso 2 años y según afirmó fue como “si tú tuvieras un gato en una perrera”. “Vivía asustado. […] He perdido todo, mi carrera se fue al tacho por cumplir mi función y haber sido policía”, aseveró el exmiembro del Grupo Terna, tras indicar que tiene miedo de volver a prisión.

En la actualidad el proceso ha vuelto a fojas cero y un nuevo fiscal revisará las pruebas para determinar si continúa o no con la acusación. De ser hallados nuevamente culpables, los policías podrían volver a prisión y hoy ya no tienen recursos ni fuerzas para defenderse.