Tragedia y dolor en el ex terminal de Fiori

0
346
José Alberto Olivos
José Alberto Olivos

FAMILIAS EXIGEN JUSTICIA POR ALGO QUE JAMÁS DEBIÓ DE OCURRIR

Un dolor indescriptible es el que siente José Alberto Olivos. El vio morir abrasados por el fuego, a su esposa, hijos y nietos. Seis integrantes de su familia a parte de otros 11 pasajeros, que tuvieron el infortunio de abordar el ómnibus de Sajy Buss, murieron como consecuencia de la informalidad de nuestro país. Ahora buscamos culpables por algo que no debió de ocurrir si tuviéramos empresarios conscientes y autoridades que cumplen con sus funciones a cabalidad.

Yo le decía que olía a gasolina o a terokal, que olía muy fuerte y el hombre no me hacía caso, seguía metiendo bultos en la bodega del bus y en eso, de un momento a otro, se prendió el fuego”, narró José Alberto Olivos, quien perdió a seis miembros de su familia en la tragedia de Fiori.

El acongojado hombre contó que todo sucedió muy rápido cuando bajó de la unidad para ver qué pasaba, que el fuego corrió velozmente y, cuando quiso regresar para sacar a su familia, los demás pasajeros que huían desesperados no lo dejaban pasar.
Dos de sus siete hijos, su esposa y tres de sus nietos quedaron atrapados en el fatídico bus que los iba a llevar a Oyotún, Chiclayo. Solo una de sus hijas con uno de sus bebés en brazos logró escapar del fuego.

Era la segunda vez que el hombre bajaba a reclamar. La primera vez fue porque vio que el bus tenía un solo chofer y no dos para reemplazo en la conducción como manda la ley.
La segunda oportunidad fue para avisar sobre el penetrante olor a gasolina que había en la parte posterior del vehículo.

La familia Olivos había venido a Lima para asistir al matrimonio de uno de sus siete hijos, realizado el sábado último, y se disponían a volver a su tierra en el bus de la empresa de transporte interprovincial Sagy S.R.L., de placa C4L-966.
Ahora solo pide que se haga justicia y que se castigue a los responsables del lamentable suceso que ha enlutado a varias familias del país.

El incendio se inició alrededor de las 07.45 de la noche en la parte posterior del vehículo, donde se encuentra el motor, y se propagó con rapidez hacia todo el bus. Gran parte de los fallecidos iban en el segundo nivel del bus. Testigos afirmaron que minutos antes del incendio se sintió un fuerte olor a combustible.

Voceros de Sutran informaron que la empresa tenía autorización para prestar servicio de transporte interprovincial pero no en el terminal Marco Polo (Fiori) sino en el terminal Plaza Norte.