Alcalde de Trujillo: “La Policía es cómplice de delincuentes en el norte de Perú”

0
2845

Exige a presidenta boluarte que destituya a jefe de region policial norte

El alcalde provincial de Trujillo, Arturo Fernández Bazán es un hombre de mediana estatura, pero de temperamento muy fuerte, y en esta feroz lucha que ha emprendido contra el crimen organizado que azota su ciudad y otras del norte del país, tiene objetivos muy bien definidos. Por ello, este ginecólogo de profesión llegó hasta Lima para exigirle a la presidente Dina Boluarte que haga cambios en la Policía Nacional del Perú, porque, según confesó, está seguro que uno de los principales obstáculos está en la complicidad de algunos altos policiales con las bandas delictivas que practican la extorsión, el sicariato, el tráfico de terrenos y otras actividades ilegales desde hace años.

En entrevista exclusiva con el diario La Razón, el burgomaestre de la “Ciudad de la Eterna Primavera” declaró que no piensa declinar hasta que la mandataria tome la decisión de remover de sus cargos al Jefe de la PNP, gral Jorge Luis Angulo Tejada y al jefe de la macro región policial norte, Augusto Ríos Tiravanti, cuyas labores, al menos en La Libertad, “han dejado mucho que desear, no solo por los altos niveles de peligrosidad en las calles, sino por su indiferencia hacia los reclamos de la población”.

¿Cómo podría graficarnos la criminalidad de Trujillo en pocas palabras, alcalde?

Cada 24 horas ocurre hay cuatro asesinatos por sicariato en La Libertad. Toda la región y, específicamente, Trujillo, que no llega al millón de habitantes, se han convertido en la Tijuana del Perú por que la delincuencia común, el sicariato y la extorsión son delitos recurrentes que agravan un problema que afecta la vida cotidiana de los trujillanos de bien. Eso no es todo. En los últimos meses, los delitos de extorsión han aumentado en la región y las víctimas de la inseguridad ciudadana ya no son solo dueños de pequeños negocios, como bodegas, tiendas y restaurantes, sino también autoridades municipales, jueces, fiscales y la contraloría.

¿Por qué cree que las autoridades que lo precedieron han dejado que esta situación llegue a mayores?

Es un poco de indiferencia y de hasta complicidad, porque el poder que han acumulado los delincuentes es muy fuerte. Parte de la delincuencia se dirige desde los mismos penales. Si bien algunos extorsionadores desde la cárcel han sido llevados a otros centros penitenciarios, el sistema de seguridad tiene debilidades, pero digo eso por no señalar la convivencia que hay entre policías y ladrones. Las bandas criminales han encontrado en el secuestro a empresarios o sus familiares una nueva modalidad para obtener dinero ilícito.

¿Que es la petición que le está haciendo a la presidenta de la República Dina Boluarte?

Con la presidenta Boluarte quiero ser frontal, si está realmente interesada en acompañarnos en esta lucha contra la criminalidad debe botar al Jefe de la PNP, Gral. Jorge Luis Angulo Tejada y al jefe de la macro región policial norte, Gral. Augusto Ríos Tiravanti, cuyas labores han dejado mucho que desear, no solo por los altos niveles de peligrosidad en las calles, sino por su indiferencia hacia los reclamos de la población. Por más que uno trata de comunicarse con la Policía, a veces no tienen logística porque no hay carros y no contribuyen con la seguridad ciudadana hacen lo que pueden nomás.

¿Qué es lo que propone para superar esta problemática?

El fortalecimiento de la institución policial en Trujillo, los poderes del Estado y otras entidades, ya que es imprescindible para construir la confianza en la ciudadanía. En un país que no puede sostenerse la gobernabilidad en mínimos imprescindibles, se pueden producir vacíos de autoridad aprovechados por quienes transgreden la ley. Por ello, es importante establecer una conexión entre la estabilidad política y la transparencia del Estado con los problemas de la seguridad ciudadana. Esto solo es posible mediante un acercamiento a la ciudadanía, ósea atender sus necesidades, y la principal necesidad del trujillano de a pie es la tranquilidad.

¿Si es que la presidente Boluarte cambia estos altos mandos policiales, que esperaría de los reemplazantes?

Tenemos que potenciar la lucha contra los delitos que vienen teniendo alta incidencia en estos tiempos, tenemos que diseñar nuevas estrategias para combatir las nuevas modalidades del delito, la estafa, la usurpación, etcétera. La alta criminalidad exige que la Policía tenga mayores recursos, sumado a una mayor capacidad de comunicación con la ciudadanía para prevenir el delito. Ellos son los responsables de dar seguridad, yo como alcalde solo puedo apoyar pero en estos momentos prácticamente me estoy encargando de eso, por ello mi indignación.

RECUADRO:

Perfil del alcalde:

César Arturo Fernández Bazán nació 11 de mayo de 1976 en Trujillo, estudió la carrera de Medicina en la Universidad Carolina Praga y se especializó en Ginecología y Obstetricia por la Universidad Nacional de Trujillo y trabajó como médico independiente y como alcalde de Moche hasta el 2019.