Áncash: usuario del programa Juntos construyó horno rústico y ahora tiene pujante negocio

0
923

Los platos que confecciona esta persona han causado sensación en la localidad de Marcará, su lugar de origen

Un ejemplo inspirador de superación y creatividad lo constituyen Rober León y su pequeña hija Ruth, pertenecientes a una familia humilde y de escasos recursos, quienes forman parte del programa Juntos del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis). Originarios del distrito de Marcará, en la región Áncash, enfrentan diariamente desafíos y no se rinden frente a las adversidades gracias a un pequeño horno que han construido y que ahora les permite salir adelante.

El amor que comparten sirve como el motor que los impulsa a seguir adelante, especialmente después de que el padre tuvo que sobreponerse a la pérdida de su esposa y a la dificultad de perder su trabajo como guardián, sin dejar de velar por el crecimiento de la pequeña Ruth, quien actualmente tiene 5 años.

Aprovechando su ingenio, León supo administrar y ahorrar la subvención económica que recibe de manera bimensual del programa Juntos. Con esos recursos, construyó un horno rústico de adobe al que dio un uso eficiente, logrando establecer un próspero negocio propio.

El cabeza de familia puso en práctica los conocimientos culinarios adquiridos durante su servicio militar al utilizar el horno que construyó. Se aventuró a preparar un cuy horneado, creando una notable impresión entre sus vecinos, quienes fueron los primeros clientes de su incipiente emprendimiento.

“Yo mismo diseñé el horno, lo hice con partes de un cilindro y adobe. Luego de construido puse a prueba mis conocimientos de cocina”, comenta este impetuoso padre de familia.