Así sería el fin del mundo según las sagradas escrituras

0
1119
fin del mundo
fin del mundo

LAS SIETE TROMPETAS NOS HARÁN SABER CUÁNDO EL FIN DE MUNDO COMIENCE

Desde que tenemos conocimientos hemos tenido muchas teorías de cómo sería el fin del mundo y aunque sea descabellado pensar en eso, es algo de mucho interés para los humos pese a que lo más probable es que no suceda en nuestra generación, ni en la de nuestros hijos.

En su relato del fin del mundo, el profeta Juan nos cuenta que pudo contemplar a Dios en todo su esplendor: “Vi también en la mano derecha del que está sentado en el trono un libro, escrito por el anverso y el reverso, sellado con siete sellos”. Cada uno será roto por Jesús (el Cordero) y a continuación irán sucediéndose diversas calamidades. Pero ¿cuándo se romperá el séptimo sello que, supuestamente, provocará el fin del mundo? No hay una respuesta clara a esa pregunta. Los vaticinios son tan variados como el resto de profecías que contienen los Textos Sagrados.

Según establece la Biblia, cuando el cuarto sello se rompa se liberará el más temible de los cuatro jinetes del Apocalipsis, un caballo verdoso (amarillento para otros) montado por la Muerte y seguido por el mismo infierno. El hambre, la carestía y las enfermedades se expandirán por el planeta, causando gran sufrimiento a los seres humanos. Cuando se abra el quinto sello, las almas de los degollados a causa de la Palabra de Dios estarán debajo del altar. Los fundamentalistas católicos creen que entonces se producirá el arrebatamiento, según el cual los creyentes se salvarán por la gracia divina, mientras que los demás sufrirán la ira de Dios. Estos fundamentalistas creen que antes del regreso de Jesús han de producirse tres señales. La primera es la reunificación de los judíos en Israel, algo que, según ellos, ocurrió en 1948, cuando se aprobó en Naciones Unidas la declaración del Estado de Israel. La segunda, la toma de Jerusalén por los judíos, lo que se produjo en la guerra de 1967. Y, finalmente, la tercera señal será la reconstrucción del Templo de Salomón o de Jerusalén.

Cuando Jesús rompa el sexto sello se producirán gigantescos desastres naturales, algunos de los cuales ya los estamos padeciendo, según afirman los más catastrofistas. Jesús regresará a nuestro mundo y la ceniza y el humo lo cubrirán todo impidiendo la llegada de la luz solar, lo que dejará a la Tierra sumida en las tinieblas. Cuando se rompa el séptimo sello, el silencio reinará durante media hora y a continuación los siete ángeles elegidos recibirán las siete trompetas que anunciarán el Armagedón. Cuando oigamos su tronar, sabremos que el fin del mundo ha comenzado.

El estadounidense Jonathan Kirsch, profesor adjunto en la Universidad de Nueva York y estudioso de la Biblia, recuerda que estamos viviendo una época de continuas guerras, catástrofes naturales y atentados terroristas que parecen sugerir que el mundo va de mal en peor. “Entre esas tragedias, las más obvias fueron los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001. La conmoción causada por ellos provocó una nueva oleada de pesimismo profético”, afirma Kirsch. Una vez más, muchos piensan que aquellas calamidades y las que padecemos hoy día ya fueron anunciadas por la Biblia.

Aquellos que creen que el séptimo sello se podría haber roto ya citan a Daniel, otro de los profetas bíblicos, en cuyos textos se señala que en los momentos finales de la humanidad aumentarán el conocimiento y la ciencia. “Actualmente, hemos asistido a un incremento del conocimiento sin precedente en la Historia (…). Para mí está claro, a tenor de lo que sucede hoy día en el mundo (Internet, fibra óptica, etc.), que nos estamos aproximando al gran día”, afirma con rotundidad el predicador Steve Wohlberg, autor de El fin del mundo, así como de una larga lista de libros sobre temas religiosos.

Lo cierto es que nadie sabe ciencia cierta cuándo empezará el fin de mundo ni tampoco cuando se llevarán a cabo los desastres naturales que se vienen anunciando durante mucho tiempo. Al nosotros vivir en un país sísmico, debemos tomar las precauciones del caso, ya que desde hace mucho hace años no hay un terremoto en la capital, por lo que no es muy difícil saber qué en algún momento sucederá, por lo que debemos estar preparados.