Atrapan a niños sicarios en el Callao

0
787
Atrapan a niños sicarios en el Callao
Atrapan a niños sicarios en el Callao

‘Piedrita’, ‘Chucky’ y ‘Lagrimita’ son investigados por ejecutar muertes por encargo. El primero confiesa que viaja a provincia para cometer sus crímenes

Tres menores de edad de entre 13 y 14 años, quienes estarían involucrados en sicariatos y robos, fueron detenidos por efectivos policiales del Escuadrón de Emergencia del Callao.

Los sicarios juveniles tenían en su poder, al momento de ser capturados, armas de fuego abastecidas con municiones.

Uno de los detenidos es alias “Piedrita”, un adolescente de solo 14 años, que tiene el cuerpo lleno de tatuajes, en el que sobresalen dibujos de ‘la santa muerte’, un ángel con una metralleta, el Ojo de la Providencia (Illuminati), que, según él, lo protege de la muerte cuando comete sus fechorías.

Le puede interesar [Alain Dongo: denuncian a allegado de Dina Boluarte por acoso sexual]

Destaca también un tatuaje en el pecho con el nombre de ‘Celeste’, quien sería su madre.

Otro tatuaje es un símbolo del dólar en el índice derecho, el cual utiliza para jalar el gatillo de su arma de fuego. A este sicario juvenil se le encontró una pistola Versa con municiones.

En un informe de ‘Buenos días, Perú’ se ve como ‘Piedrita’ cuenta, con voz de niño y sangre fría, que a su corta edad ha matado personas en Ica, Arequipa y Chiclayo.

Se presume que estos menores son reclutados y enviados por terceros para cometer asesinatos por encargo, ya que levantan menos sospechas entre sus objetivos.

Leer también [Policías ebrios desatan pánico en Cerro Azul]

‘Chucky’ y ‘Lagrimita’

La Policía también capturó a alias ‘Chuky’. Además de dedicarse al sicariato y al robo, tiene como diversión hacer que otros menores se peleen entre sí por dinero, según se revela en un video. A este se le incautó un revólver lleno de municiones.

En la zona de Bellavista, el Escuadrón de Emergencia del Callao detuvo a ‘Lagrimita’, otro individuo despiadado y con un marcado desprecio por la vida, quien ha sembrado el terror en la comunidad. Su alias lo adquirió tras tatuarse una lágrima cerca del ojo por cada objetivo que eliminó, una sombría contabilidad de sus acciones violentas.

A ‘Lagrimita’ le fue incautada una pistola abastecida con un silenciador artesanal. Además, se le confiscaron once cartuchos y una réplica de revólver, evidenciando su preparación para cometer actos delictivos.