Caos en Centro de Lima por vacancia de Vizcarra

0
1500
Caos en Centro de Lima por vacancia de Vizcarra
Caos en Centro de Lima por vacancia de Vizcarra

La vacancia de Martín Vizcarra, no le vino bien a un gran número de peruanos, que de decididos a todo y a pesar del contagio por la Covid-19, tomaron las calles del Centro de Lima, para expresar su rechazo, lo cual generó un completo caos y enfrentamientos contra la policía.

POLICÍA TUVO QUE REPELER ATAQUES CON GASES LACRIMÓGENOS, AGUA Y BALAS DE PERDIGONES A PROTESTANTES

El tumulto empezó a generarse desde poco antes de las ocho de la noche del lunes. Los principales puntos de desplazamiento fueron la Plaza de Armas, la Plaza San Martín y la sede del Congreso de la República, ubicado en el cruce de la avenida Abancay y el jirón Junín.

Con banderas de nuestra patria y vuvuzelas se encontraban las personas que pretendían hacerse escuchar. Los forcejeos empezaron a generarse y los agentes tuvieron que hacer uso de bombas lacrimógenas para dispersar a quienes se ponían faltosos, pues les estaban arrojando botellas y objetos contundentes.

La violencia no cesaba, había pleitos por todos lados. Algunos de los manifestantes recibieron impactos de balas de perdigones en distintas partes del cuerpo y presentaron sangrados leves. Otros resultaron heridos por caídas debido a la poca luz y la cantidad de gente.

En un momento, los efectivos de Asalto rociaron con agua a los protestantes, quienes se mostraban firmes y reacios en su posición. Sin embargo, esta acción solo despertó su furia y ganas de seguir adelante.

Joven golpeó a congresista Ricardo Burga

Uno de los actos más polémicos de la noche fue el golpe que le proporcionó un joven al congresista Ricardo Burga en el interior del Congreso. La agresión fue aceptada por miles de personas como una expresión de indignación por todo lo que acontecía, pero también condenada por un acto cobarde.

La autoridad se encontraba rindiendo sus manifestaciones por la vacancia de Vizcarra cuando aparece Carlos Eduardo Ezeta Gómez (24) y le lanza un certero derechazo en el pómulo izquierdo. Inmediatamente, la policía lo detuvo y lo condujo a la comisaría de San Andrés, en el Cercado de Lima.

Pasó la noche en la dependencia policial para ser investigado por violencia y resistencia a la autoridad. También se mostró arrepentido y su madre pidió que lo liberen porque no es una mala persona. Hasta el cierre de esta información, el detenido permanecía en la dependencia policial.

Por su parte, Burga refirió que no tomaría acciones legales contra su agresor. Sin embargo, corrió la voz de que sí presentaría cargos. “Me gustaría hablar con los padres del chico (Carlos) para conocer qué es lo que ha motivado esta actitud agresiva… Creo que ha sido mandado por alguien”, expresó.

Las protestas siguieron hasta el martes

No les importó el horario de inmovilización social obligatoria. Eran las 11 de la noche y varios permanecían en las calles. Algunos sin mascarillas y otros con pocos elementos de bioseguridad. Desde las siete de la mañana del martes siguió la intensa movilización.

Se volvió a repetir el uso de agua, bombas lacrimógenas y disparo de balas de perdigones. Los manifestantes seguían arrojando objetos contra la policía en la avenida Nicolás de Piérola, por lo que la policía empezó a detener a los que se mostraban violentos.

Pese a que afortunadamente no se reportaron pérdidas humanas, es posible que la aglomeración de ciudadanos desencadene más contagios del COVID-19. Cabe resaltar que la crisis política se suma a la pandemia.