¿Cómo burlaron a la policía en la toma del Capitolio en EE.UU?

0
1796
Capitolio de Estados Unidos
Capitolio de Estados Unidos

Estados Unidos vivió el miércoles seis de enero uno de los peores episodios de su historia. Cientos de simpatizantes de Donald Trump tomaron el Capitolio, sede del Congreso en el estado de Washinton DC, por un presunto conteo fraudulento de las elecciones. La movilización resultó con cinco personas muertas.

ENTRE LOS 5  FALLECIDOS FIGURA UN POLICÍA Y PERSONAS DE DISTINTOS ESTADOS, QUIENES SE CONGREGARON EN UN MAR DE VIOLENCIA

Previamente, los ciudadanos se encontraban en un mitin llevado a cabo en los exteriores de la Casa Blanca. En el lugar también se encontraba el aún presidente, quien se negaba a reconocer su derrota indicando que prácticamente les robaron los votos para desfavorecerlo.

Fue así que la masa de protestantes, quienes llegaron de distintos puntos del país, marcharon hacia el Capitolio. Enardecidos, con banderas, pancartas apoyando a Trump y sin mascarillas se concentraron en su destino. De pronto, se generó un verdadero caos.

Los enfrentamientos contra los policías no faltaron. Se desataron balazos, golpes, atropellos, entre más actos violentos por ambas partes. Algunos, más avezados que otros, burlaron la seguridad y a los policías. A ellos se les sumaron los demás y así se les vio llegando hasta los pisos superiores.

El infernal suceso provocó que las autoridades cancelen las actividades que se realizaban en el interior para asegurar la integridad de los presentes. Los más de 500 congresistas tuvieron que encerrarse en algunos ambientes y esconderse ante un eventual ingreso de los furiosos.

Donald Trump pide calma pero denuncia sabotaje

Donald Trump, vía Twitter, pidió calma entre la población para evitar que se generen casos lamentables, pues la situación estaba bastante descontrolada. Pese a sus intentos, ninguno de sus fanáticos que se encontraban en el Capitolio tuvieron tiempo para leerlo.

Por favor, apoyen a nuestra policía del Capitolio y a las fuerzas del orden. Realmente están del lado de nuestro país ¡Mantengan la paz!“, escribió en su publicación. Sin embargo, compartió un video donde recalca que sufrió un sabotaje en las elecciones.

Conozco su dolor. Sé que sufren… Pero se tienen que ir a casa ahora… Debemos tener paz. Debemos tener ley y orden. Esto fue una elección fraudulenta, pero no podemos hacerles el juego. Tenemos que tener paz“, se le escucha decir en el material audiovisual.

A los pocos minutos, la red social Twitter se vio obligada a bloquear su cuenta por 12 horas para evitar que siga incitando a las masas. Asimismo, los videos que se compartieron en Youtube y Facebook fueron borrados por incitación a la violencia y avivar la teoría de fraude electoral.

¿Cómo burlaron a la policía?

Se sabe que Estados Unidos cuenta con uno de los sistemas de seguridad más modernos y poderosos del mundo. Aún así, las personas pudieron hacer frente a la policía para ingresar al Capitolio. Esto fue posible, según explica el analista Tony Rosado, por una “separación de poderes”.

En el recinto del Congreso no puede hacer presencia ni la policía regular de Washington DC, ni la Guardia Nacional ni el ejército, ni ninguna otra fuerza armada, porque eso compete exclusivamente al poder legislativo”, precisó el conocedor sobre la seguridad.

Además, revela que el Capitolio cuenta con un pequeño cuerpo de agentes del orden que normalmente lidian con turistas que quieren hacer recorridos no oportunos o con quienes intentan entrevistar a los congresistas. Ellos no están preparados para afrontar a una turba.

Leer también [Certifican la victoria de Joe Biden tras el asalto al Capitolio]

Un policía entre los muertos

El viernes ocho de enero, la policía del Capitolio confirmó que el agente Brian D. Sicknick murió por las heridas que sufrió en los enfrentamientos y se convirtió en la quinta víctima mortal. Sufrió un colapso al llegar a su oficina, lo condujeron a un hospital, pero no pudieron hacer nada más por él.

Ashli Babbitt (35), de California; Benjamin Phillips (50), de Pensilvania; Kevin Greeson (55), de Alabama; y Rosanne Boyland (34), de Georgia, son las identidades de los otros cinco occisos.

Joe Biden, el futuro presidente del país, rechazó lo sucedido catalogándolo como “un asalto a la ciudad de libertad”. Las autoridades seguirán investigando el suceso para dar con las identidades de quienes desataron el infierno.