Ejercicios para evitar complicaciones en las venas varicosas

0
1009
Ejercicios para evitar complicaciones en las venas varicosas
Ejercicios para evitar complicaciones en las venas varicosas

FOMENTAN UNA BUENA CIRCULACIÓN EN LA PARTE INFERIOR DEL CUERPO

Hay personas en las que esta condición solo representa un problema a nivel estético. Pero existen otras en las cuales pueden producirse complicaciones como la aparición de ulceraciones, rotura de la vena y posterior sangrado como consecuencia y aparición de trombos y otras afecciones.

Los médicos recomiendan el uso de medias de presión, y controlar el sobrepeso. Pero sobre todo, ejercitarse con actividades físicas que involucren a las piernas. Los mejores ejercicios son los siguientes:

-Abrir y cerrar las piernas: Recostada sobre una superficie plana, deben elevarse las piernas y proceder a unirlas y separarlas durante un minuto.

-Caminar en puntillas: Este ejercicio puede realizarse a cualquier hora del día y solamente requiere que cada cierto tiempo, se adopte la posición y el desplazamiento se haga sobre la misma.

-El pedaleo: Consiste en acostarse sobre la espalda y empezar a pedalear como en una bicicleta. Deben realizarse de 15 a 20 movimientos por minuto.

-Subir las escaleras: Es recomendable hacerlo siempre que se presente la oportunidad. El ejercicio generará una mayor eficiencia sobre cada escalón, el apoyo se realiza con la mitad de la planta del pie.

-Caminar sobre las puntas de los pies: También lo puedes hacer a cualquier hora del día, brindando una mayor efectividad si se intercala con el desplazamiento en puntillas.

-Movimientos con el pie: Recuéstate sobre tu espalda y estira las piernas hacia arriba. Eeleva la punta de tus pies hacia arriba y luego hacia abajo. Intenta mantenerlo durante un minuto, hazlo un total de 20 veces.

-Rodilla al pecho: Recostada sobre la espalda, intenta llevar la rodilla cerca del pecho tomando con ambas manos tu pie, y sostenlo por 10 segundos, realiza varias sesiones con cada pierna.

Todos estos ejercicios fomentan una buena circulación en la parte inferior del cuerpo, lo que favorece que la sangre fluya con más libertad hacia el corazón; disminuyendo así la presión sobre las paredes de las venas de las piernas y siendo efectivos para tratar las várices.