Ellen DeGeneres se despide tras dos décadas de éxito

0
1778
Ellen DeGeneres
Ellen DeGeneres

Salir del armario casi le cuesta la carrera a finales de los noventa, cuando protagonizaba una serie de televisión, Ellen, en la que su personaje se declaró lesbiana. Ellen DeGeneres, la persona, lo hizo poco después en la revista Time, lo que llevó a la cadena ABC a adelantar el final de la serie, además de incluir en los títulos una advertencia parental sobre la presencia de un personaje homosexual. En la travesía por el desierto que siguió a la confesión, puso voz a Dory en la película de animación Buscando a Nemo mientras peleaba contra una depresión. Pero en 2003 se reinventó con un programa matinal de entrevistas a estrellas, con mucha diversión, algo de música y premios.

LA CONDUCTORA NO LOGRÓ SUPERAR LA MALA FAMA DE “AMBIENTE TÓXICO” EN SU PROGRAMA

DeGeneres (Metairie, Luisiana, 64 años) se ha despedido este jueves de la audiencia –mayoritariamente femenina– con la que durante 19 temporadas ha compartido bailes e intimidades de famosos tan entusiastas como ella. La actriz Jennifer Aniston, la invitada del primer programa en el apogeo de Friends, cerró el ciclo este jueves, en un capítulo grabado hace semanas cuyo contenido se protegió como un secreto de Estado: ni siquiera el canal en YouTube del programa, que estos últimos días ha publicado los momentos estelares del mismo, soltó detalle del contenido final.

DeGeneres abrazó a Aniston como una lapa, pese a la rampante oleada de la subvariante ómicron por todo el país. Achuchó también debidamente a Billie Eilish y a Pink, las otras dos estrellas que pisaron, por última vez, el plató de los estudios Warner en Burbank (California). La presentadora se mostró emocionada y exultante, con ese entusiasmo de oficio que tan bien define al mundo del espectáculo en EE UU. Y, en su línea, entonó un canto a la compasión que parecía, además de un tic de manual de autoayuda, un mea culpa en diferido por el escándalo sobre la toxicidad del ambiente laboral en el programa que se destapó en 2020.

Era el punto final a una travesía de 3.200 episodios, desde septiembre de 2003, con 30 premios Emmy personales, más otros tantos concedidos al programa, de las 160 nominaciones recibidas. Con el citado borrón como corolario: las denuncias por un ambiente de intimidación y racismo, y varios presuntos casos de acoso sexual por superiores. Ni siquiera su simpatía evitó el hundimiento del programa, aunque ningún responsable del mismo haya admitido que esas quejas –investigadas por terceros– fueran el principio del fin. Tampoco ella.

El tiempo transcurrido desde el primer episodio planea estos días sobre los recuerdos de la actriz y presentadora, como contó a sus 77,5 millones de seguidores en la red social Twitter: “Cuando comenzamos este programa en 2003, el iPhone no existía. Las redes sociales no existían. El matrimonio gay no era legal. Hemos visto cómo cambiaba el mundo, a veces para mejor, otras no. Pero pasara lo que pasase, mi objetivo siempre fue que el programa fuera un lugar donde todos pudiéramos encontrarnos y reír durante una hora”.

Las denuncias de intimidación y racismo, incluso de represalias a empleados por tomarse una baja médica o asistir a un funeral, llevaron a Warner Bros a despedir a tres productores del programa, como cortafuegos ante DeGeneres, cuya altivez también salía a relucir en algunos testimonios. Pero el daño estaba hecho y, además de la fama de esta, enseguida se desplomaron los índices de audiencia (perdió un millón de espectadores tras destaparse el escándalo). Tampoco ayudó mucho a su reputación quejarse abiertamente en Twitter del “infierno” que suponía el confinamiento, mientras publicaba un vídeo del vasto jardín y la piscina de su mansión, donde atesora una buena colección de arte contemporáneo con algún que otro basquiat.

La propia DeGeneres, no obstante, había adelantado en 2018 que estaba cansada de la rutina de un programa diario. Su esposa, la actriz Portia de Rossi, la empujaba a abandonar, contó a The New York Times a finales de ese año, mientras su hermano la animaba a seguir en el candelero. En la necesidad de un cambio ha vuelto a abundar recientemente, en declaraciones a The Hollywood Reporter: “Cuando eres una persona creativa necesitas desafíos constantemente, y por muy bueno y divertido que sea este programa, ya no es un desafío”. “La verdad es que siempre confío en mis instintos. Mi instinto me dijo que era el momento”, apostilló.

Leer también [‘Chyno’ Miranda: Artistas se unen para concierto benéfico por la salud del cantante]

El hecho de ser la segunda presentadora mejor pagada de la televisión estadounidense (87,5 millones de dólares en 2018, según la revista Forbes), solo por detrás de su amiga Oprah Winfrey, le permite tomarse el futuro profesional con calma. “Si alguien sabe lo que es acabar un veterano talk show, esa es Oprah”, reza el título del vídeo en el que Winfrey, a punto de las lágrimas, dedica la más sentida despedida a su amiga y a la vez rival. Ella también dijo adiós a un programa hecho a su imagen y semejanza tras 25 años en antena.