Estados Unidos asegura que el presidente de Hondura se unió a narco

0
1510
Juan Orlando Hernández
Juan Orlando Hernández

El fiscal estadounidense Michael Lockard está convencido que el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, fue el socio de un laboratorio de cocaína para enviarla a gran escala a Norteamérica. Mediante un juicio de corrupción espera poner al mandatario sobre las cuerdas para que exprese la verdad.

Los operarios del cártel de “Los Cachiros” mostraron que tenían entre los contactos de sus celulares al mandatario, varios políticos y efectivos policiales

Los compinches del sospechoso serían Geovanny Fuentes Ramírez y Tony Hernández, su propio hermano que se declaró culpable por narcotráfico en Nueva York durante el 2019. Pese a que no están inculpándolo, en las dos semanas de proceso insistieron en que está involucrado con ellos en el ilícito.

No solo quería el efectivo del acusado (en sobornos), quería acceso a la cocaína… para poder exportarla”, expuso el letrado en su alegato de clausura del juicio contra Fuentes. Los miles de kilos partirían desde el Puerto Cortés, situado cerca de la planta de elaboración de la droga, en Cerro Negro.

Todo parece indicar que el cártel de “Los Cachiros” desembolsaban grandes cantidades de dinero a presidentes y candidatos a la silla presidencial. Entre ellos figurarían el exvicepresidente Ricardo Álvarez; Juan Orlando, quien niega lo que dicen sobre él; y a sus predecesores Pepe Lobo y Manuel Zelaya.

No llegaron a destruir el ilícito laboratorio

Cabe resaltar que el laboratorio de coca fue allanado por las autoridades pertinentes en el pasado 2011 creyendo que habían perpetrado un gran golpe contra el narcotráfico. Sin embargo, se descubrió que no lo cerraron o destruyeron como pensaban en la época, pues este seguía operativo.

El acusado llegó a un acuerdo con Juan Orlando Hernández y su hermano… para que siguiera funcionando… Había demasiado dinero en juego”, añadió el fiscal Lockard. En el operativo no se encontraron drogas debido a que los presentes fueron alertados con anterioridad y escaparon con la mercadería.

Tras ello, Fuentes Ramírez y su socio Melvin Sandres, más conocido como “Metro”, secuestraron al policía que dirigió la intervención para torturarlo. Por su parte, AviMoskowitz, abogado de la defensa, cuestionó la credibilidad de los testigos que están cooperando en las investigaciones contra el presidente.

Leer también [De Soto considera que Alberto Fujimori fue el mejor presidente por cuatro años]

Mucho menos le creen a Leonel Rivera, excabecilla de “Los Cachiros”, personaje que confesó haber matado y ordenado el asesinato de unas 78 personas. Por admitir las muertes se le aplicó una cadena perpetua más 30 años de cárcel, por lo que pasará el resto de su vida tras las rejas.

El mandatario tendría poyo del Gobierno

Otros detalles que brindó Avi corresponden a que el Gobierno de Honduras no mostró las fotos, videos, informes policiales o forenses que pongan en jaque al presidente Juan Orlando Hernández. No tienen pruebas de ningún trato corrupto entre esos policías y los políticos a quienes implican.

Asimismo, refiere que borró las pruebas de los mensajes de texto y WhatsApp donde la red coordinaría sus movimientos. Empero, resaltan que el cártel tenía el contacto del mandatario, políticos y efectivos de la policía, en sus dispositivos celulares, lo cual expresa un vínculo entre todos ellos.

“Ese hombre tiene que ser la persona más vil y despreciable que cualquiera de nosotros haya conocido en cualquier ámbito de la vida. Y esa es la persona que el gobierno puso en el banquillo de los testigos, y a quien pidió creer más allá de toda duda razonable. Un hombre que no tiene moral”,acotóMoskowitz.

Jacob Gutwillig, otro fiscal que participa en el proceso, alega que las pruebas presentadas en el juicio demostraron que el acusado es “un narco violento que distribuyó montos masivos de cocaína”. A eso le suman actos de corrupción y asesinatos para lograr los objetivos que se planteaban milimétricamente.

Las cortes están próximas a evaluar dos comprometedoras situaciones. Primero está la de Geovanny Fuentes por tres delitos de narcotráfico y posesión de armas; y luego, la de Tony Hernández, a quien señalan de enviar 185 toneladas de cocaína a Estados Unidos.