Fiesteros caen celebrando a pesar de prohibiciones

0
935
Fiesteros caen celebrando a pesar de prohibiciones
Fiesteros caen celebrando a pesar de prohibiciones

Las fiestas COVID-19 tuvieron sus ediciones del Día de la Canción Criolla y Halloween en distintos puntos de la capital. Entre la noche del 31 de octubre y la madrugada del uno de noviembre, la policía detuvo al menos a 103 fiesteros que no respetaban las normas establecidas por el Gobierno.

AL MENOS 103 PERSONAS, ENTRE HOMBRES Y MUJERES, FUERON AMPAYADOS CELEBRANDO EL DÍA DE LA CANCIÓN CRIOLLA Y HALLOWEEN

En San Martín de Porres, unas 39 personas, 22 hombres y 17 mujeres, se encontraban en un restaurante clandestino, ubicado en el cruce de las avenidas Universitaria y Carlos Izaguirre. Fueron los vecinos quienes alertaron sobre la bulla en pleno horario del toque de queda.

Todos los presentes estaban con sus disfraces respectivos por la celebración. Varias féminas intentaron esconderse en los servicios higiénicos, pero los uniformados las encontraron. Finalmente, los trasladaron a la comisaría de Sol de Oro como corresponde el protocolo.

Reunión con aparente “permiso”

Asimismo, el Escuadrón Verde descubrió a 34 irresponsables en un local de la avenida Canadá, La Victoria, donde tomaban abundante alcohol sin mascarillas. Comprobaron que la reunión social se desarrollaba desde las seis de la tarde, pero el administrador del establecimiento indicó que tenían permiso.

Según su versión, un “comandante de la policía” acudió hasta el lugar y autorizó el desarrollo de la fiesta. “Déjeme cobrar mis cuentas y voy (a la comisaría). Tengo que cobrar a las personas que estoy recibiendo”, pidió a las autoridades. Ahora tendrá que ser procesado por atentar contra la autoridad pública.

Puente Piedra también tenía mortales fiestas de propagación del coronavirus. Integrantes de la Marina de Guerra intervinieron un establecimiento nocturno que congregó a más de 20 personas. Había luces psicodélicas, buena música y bebidas alcohólicas para amenizar su estadía.

En Lince, los residentes de la cuadra 26 de la avenida Petit Thouars alertaron sobre una discoteca con mucha bulla. Eran unas 10 personas que estaban en el interior de la misma que desafiaban a las medidas de bioseguridad ante un eventual contagio de la mortal pandemia.

La Policía Nacional del Perú (PNP) había advertido con anterioridad sobre los operativos a las prohibidas fiestas, especialmente en estas fechas festivas. Todos los detenidos recibieron las multas correspondientes a su infracción.