Hallazgo demuestra que la biblia no se equivocaba

0
149
Joyas encontradas en Monte Sion
Joyas encontradas en Monte Sion

JOYAS ENCONTRADAS EN EL MONTE SION DAN VERACIDAD A LO CONTADO POR LA BIBLIA

Arqueólogos que excavan en el Monte Sión en Jerusalén descubrieron evidencia de la conquista de la ciudad por parte de Babilonia, lo que parece confirmar un relato bíblico de su destrucción.

El descubrimiento fue realizado por académicos de la Universidad de Carolina del Norte quienes hicieron hallazgos significativos, incluidos depósitos de cenizas, puntas de flecha y piezas rotas de ollas y lámparas. Sin embargo, lo más sorprendente fue una joya, que parece ser una borla o un arete con una parte superior en forma de campana, dijeron los investigadores.

Joyas encontradas en Monte Sion
Joyas encontradas en Monte Sion

Shimon Gibson, codirector del proyecto arqueológico Mount Zion, señaló  que la recuperación de la rara pieza de joyería parece confirmar las descripciones bíblicas de la riqueza de Jerusalén antes de la conquista en 587-586 a.C.

“Podrían ser de hornos o incluso  basura quemada. Sin embargo, en este caso, la combinación de estas, junto a los artefactos encontrados, indica que aquí hubo algún tipo de devastación y destrucción. Todo el mundo sabe que nadie abandona joyería de oro y nadie tiene puntas de flecha en la basura de su casa”, expresó Gibson.

REFERENCIAS

Además, Gibson indica que  las puntas de flecha hacen referencia a diferentes pueblos escitas, de los siglos VII y VI a.C. Estas también fueron utilizadas por los pueblos babilonios y los israelíes, por lo que “esto apunta a la conquista histórica de la ciudad de Babilonia”.

En la Biblia, ya se detalla la caída de esta histórica ciudad a manos del rey neo-babilónico Nabucodonosor. Este fue el responsable de reducir la ciudad a cenizas y quemar el templo del Rey Salomón, dedicado al dios de los judíos. El rey de Judea, Sedequías, intentó escapar, pero fue llevado preso a Babilonia. Los demás habitantes de la ciudad fueron condenados al exilio forzado.

Con algunas diferencias narrativas, la Biblia relata en el capítulo 25 del Libro de Los Reyes la conquista por parte del rey neo-babilónico: “En el año noveno de su reinado, en el mes décimo, el diez del mes, vino Nabucodonosor, rey de Babilonia, con todo su ejército contra Jerusalén; acampó contra ella y la cercaron con una empalizada”, lo cual haría referencia al sitio de la ciudad. “Capturaron al rey y lo subieron a Riblá donde el rey de Babilonia, que lo sometió a juicio. Los hijos de Sedecías fueron degollados a su vista, y a Sedecías le sacó los ojos, le encadenó y le llevó a Babilonia”, continúa la Biblia.