Invasión a Ucrania puede desatar una crisis alimentaria mundial

0
907
Invasión a Ucrania
Invasión a Ucrania

La invasión de Putin a Ucrania podría tener severas consecuencias para la seguridad alimentaria del mundo, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), quien advierte que la guerra, más los efectos de la pandemia pueden generar un incremento inusitado de los precios de los alimentos y poner a millones de personas en peligro de sufrir hambre severa.

LA GUERRA ESTÁ RESTRINGIENDO MERCADOS IMPORTANTES PARA EL FLUJO DE ALIMENTOS DEL MUNDO

Según Máximo Torero, economista jefe de la FAO, los precios de los alimentos ya habían alcanzado incrementos importantes antes de la invasión de Rusia a Ucrania, principalmente debido a los efectos de la pandemia, pero la tensión adicional de la guerra podría llegar al sistema alimentario mundial al desastre.

Los precios del trigo alcanzaron máximos históricos en los últimos días, aunque han retrocedido ligeramente. En general, los precios de los alimentos han estado subiendo desde la segunda mitad de 2020, según la FAO , y alcanzaron un máximo histórico en febrero, después de que los precios del trigo y la cebada subieran casi un tercio y los del aceite de colza y girasol aumentaron más del 60% durante 2021. El precio de la urea, un fertilizante nitrogenado clave, se ha más que triplicado en el último año debido al aumento de los precios de la energía .

Leer también [Biden: EEUU otorgará U$ 13.600 millones en asistencia a Ucrania]

Al menos 50 países dependen de Rusia y Ucrania para el 30% o más de su suministro de trigo, y muchos países en desarrollo del norte de África, Asia y el Cercano Oriente se encuentran entre los más dependientes. Los países pobres son los más afectados por los aumentos de precios. Muchos de los países más pobres ya estaban luchando financieramente, y algunos enfrentaban crisis de deuda, en medio de la pandemia.

Mi mayor temor es que el conflicto continúe, entonces tendremos una situación de niveles significativos de aumento de los precios de los alimentos, en países pobres que ya estaban en una situación financiera extremadamente débil debido al Covid-19″, dijo Torero, uno de los líderes expertos en alimentación y hambre del mundo en una entrevista con The Guardian. “El número de personas con hambre crónica crecerá significativamente, si ese es el caso”.

La pandemia de Covid-19 ha reducido la capacidad de respuesta de los países en desarrollo . “Los sistemas alimentarios pudieron ser más resistentes en 2019, aunque tuvieron problemas al principio”, dijo Torero. “Las existencias eran muy altas al comienzo de Covid-19, entonces había capacidad para responder al choque. Pero tener Covid-19 durante dos años ha debilitado la resiliencia de los sistemas alimentarios “.

La guerra en Ucrania presenta múltiples amenazas a la seguridad alimentaria que se sentirán en todo el mundo, según la FAO Ucrania y Rusia son importantes exportadores de alimentos, por lo que la guerra amenaza directamente el suministro de productos básicos como el trigo, el maíz y el aceite de girasol.

Solo Ucrania suministraba el 12 % del trigo mundial antes de la guerra y era el mayor productor de aceite de girasol. Aproximadamente dos tercios de las exportaciones de trigo del país ya se habían entregado antes de la invasión, pero el resto ahora está bloqueado y es posible que los agricultores no puedan continuar con la siembra de primavera o recoger las cosechas de granos en el verano.

Pero la crisis es más profunda: Ucrania y Rusia también son importantes productores de fertilizantes, cuyos precios ya se habían disparado debido a los altos precios de la energía, y la guerra está elevando aún más los precios de la energía , con un mayor impacto en los costos de producción agrícola.

También existe la amenaza de que los países cierren sus mercados en respuesta. Los peores aumentos en los precios de los alimentos en la historia reciente se produjeron entre 2007 y 2008 y se reanudaron del 2010 al 2012, causados por los altos precios de la energía seguidos por el mal tiempo. Esos picos repentinos contribuyeron a disturbios y trastornos políticos, cuyos impactos aún se sienten.

Los ministros de agricultura del grupo G7 de los países más ricos se reunieron el viernes para coordinar una respuesta, instando a los países a mantener abiertos los mercados.

En las crisis pasadas Rusia desempeñó un papel importante, con restricciones a las exportaciones, especialmente en 2010 cuando Vladimir Putin prohibió todas las exportaciones de granos después de la sequía en regiones clave de cultivo. Si Putin volviera a restringir o redirigir las exportaciones, después de su manipulación de las exportaciones de energía en el período previo a la guerra, causaría graves problemas en los mercados mundiales de alimentos.

“En este momento, no podemos decir que los precios sean más altos que en 2007-08, pero puede empeorar. Si la situación de la energía y los fertilizantes se vuelve más grave, será peor que en 2007-08. Si a eso le sumas el potencial de restricciones a la exportación, empeorará”, dijo Torero al medio británico.

“Por supuesto que Rusia puede hacer lo que quiera con su producción. Si restringieran las exportaciones, entonces la situación empeoraría. Los precios aumentarían aún más”, agregó. “Instamos a todos los países, no solo a Rusia sino a todos los países, a que no establezcan restricciones a la exportación”.