Rusia recluta a ex comandos afganos que fueron entrenados por EEUU

0
681
Rusia recluta a ex comandos afganos que fueron entrenados por EEUU
Rusia recluta a ex comandos afganos que fueron entrenados por EEUU

Soldados de las fuerzas especiales afganas que lucharon junto a las tropas estadounidenses y luego huyeron a Irán tras la caótica retirada de Estados Unidos el año pasado, ahora están siendo reclutados por el Ejército ruso para combatir en Ucrania, indicaron tres ex generales afganos a The Associated Press.

MOSCÚ PRETENDE ATRAER A MILES DE EX MILITARES DE ÉLITE A UNA “LEGIÓN EXTRANJERA”

Ellos dijeron que los rusos pretenden atraer a miles de ex comandos afganos de élite a una “legión extranjera” con ofertas de pagos constantes de 1.500 dólares al mes y promesas de lugares seguros para ellos y sus familias a fin de evitar ser deportados a su país, algo que muchos asumen sería morir a manos del Talibán.

“No quieren ir a combatir, pero no tienen otra opción”, afirmó uno de los generales, Abdul Raof Arghandiwal, que agregó que la docena o más de comandos en Irán con que se ha comunicado a través de mensajes de texto temen más a la deportación.

“Me preguntan: ‘¿Tienes una solución? ¿Qué debemos hacer? Si volvemos a Afganistán, los talibanes nos matarán’”, añadió.

Arghandiwal dijo que el reclutamiento está dirigido por la fuerza mercenaria rusa Wagner Group. Otro general, Hibatullah Alizai, el último jefe del ejército afgano antes que el Talibán asumiera el poder, señaló que el esfuerzo de reclutamiento también recibe ayuda de un ex comandante de las fuerzas especiales afganas que vivió en Rusia y habla ruso.

El reclutamiento ruso se registra meses después de advertencias de soldados estadounidenses que lucharon con las fuerzas especiales afganas de que el Talibán tenía la intención de matarlos y que podrían unirse a enemigos de Estados Unidos con tal de mantenerse con vida o por estar molesto con su ex aliado.

Leer también [Ecuador sufre ola de atentados donde estallan carros bomba y asesinan a policías]

Un informe congresual del Partido Republicano en agosto advirtió específicamente sobre el peligro de que los comandos afganos —entrenados por la fuerza especial SEAL de la Armada de Estados Unidos y los Boinas Verdes del Ejército— pudieran terminar dando información sobre las tácticas de las fuerzas estadounidenses al grupo Estado Islámico, Irán o Rusia, o combatir para ellos.

“No sacamos a estos individuos como les prometimos y ahora esto se vuelve en nuestra contra”, sostuvo Michael Mulroy, un oficial retirado de la CIA que prestó servicio en Afganistán. Añadió que los comandos afganos son combatientes altamente calificados e intensos. “Francamente, no quisiera en ningún campo de batalla y menos peleando contra los ucranianos”.

Sin embargo, Mulroy se mostró escéptico de que los rusos pudieran persuadir a muchos comandos afganos para que se unieran porque la mayoría de los que conocía estaban motivados por el deseo de hacer que la democracia funcionara en su país en lugar de ser pistoleros a sueldo.

AP investigó el reclutamiento afgano cuando los detalles fueron reportados por primera vez por la revista Foreign Policy la semana pasada. El reclutamiento se produce cuando las fuerzas rusas se debilitan ante los avances militares ucranianos y el presidente ruso, Vladimir Putin, lleva a cabo un esfuerzo de movilización, lo que ha llevado a casi 200.000 hombres rusos a huir del país para escapar del servicio militar.

El Ministerio de Defensa de Rusia no respondió a una solicitud de comentarios. Yevgeny Prigozhin, quien recientemente reconoció ser el fundador del Grupo Wagner, descartó la idea de un esfuerzo en curso para reclutar a ex soldados afganos como “una locura sin sentido”.

El Departamento de Defensa de EEUU tampoco respondió a una solicitud de comentarios, pero un alto funcionario sugirió que el reclutamiento no es sorprendente dado que Wagner ha estado tratando de reclutar soldados en varios otros países.

No está claro cuántos miembros de las fuerzas especiales afganas que huyeron a Irán han sido cortejados por los rusos, pero uno le dijo a AP que se está comunicando a través del servicio de chat de WhatsApp con otros 400 comandos que están considerando ofertas.

Dijo que muchos como él temen la deportación y están enojados con Estados Unidos por abandonarlos.

“Pensamos que podrían crear un programa especial para nosotros, pero nadie pensó en nosotros”, dijo el ex comando, quien pidió el anonimato porque teme por él y su familia. “Simplemente nos dejaron a todos en manos de los talibanes”.

El comando dijo que su oferta incluía visas rusas para él, así como para sus tres hijos y su esposa que aún se encuentran en Afganistán. A otros les han ofrecido extensiones de sus visas en Irán. Dijo que está esperando ver qué deciden otros en los grupos de WhatsApp, pero cree que muchos aceptarán el trato.

Los veteranos estadounidenses que lucharon con las fuerzas especiales afganas describieron a AP casi una docena de casos, ninguno confirmado de forma independiente, de los talibanes yendo de casa en casa en busca de comandos que aún estaban en el país, torturándolos o matándolos, o haciendo lo mismo con sus familiares.

Human Rights Watch denunció que más de 100 ex soldados afganos, oficiales de inteligencia y policías fueron asesinados o “desaparecidos” por la fuerza solo tres meses después de que los talibanes tomaron el poder a pesar de las promesas de amnistía. Las Naciones Unidas en un informe a mediados de octubre documentaron 160 ejecuciones extrajudiciales y 178 arrestos de ex funcionarios gubernamentales y militares.

El hermano de un comando afgano en Irán que aceptó la oferta rusa dijo que las amenazas de los talibanes hacen que sea difícil rechazarla. Dijo que su hermano tuvo que esconderse durante tres meses después de la caída de Kabul, yendo y viniendo entre las casas de los familiares mientras los talibanes registraban su casa.

“Mi hermano no tuvo otra opción que aceptar la oferta”, dijo el hermano del comando, Murad, quien solo dio su nombre de pila por temor a que los talibanes pudieran localizarlo. “Esta no fue una decisión fácil para él”.

El ex jefe del ejército afgano Alizai dijo que gran parte del esfuerzo de reclutamiento ruso se centra en Teherán y Mashhad, una ciudad cerca de la frontera afgana donde muchos han huido. Ninguno de los generales que hablaron con AP, incluido un tercero, Abdul Jabar Wafa, dijo que sus contactos en Irán saben cuántos aceptaron la oferta.

“Recibes entrenamiento militar en Rusia durante dos meses y luego vas a las líneas de batalla”, decía un mensaje de texto que un ex soldado afgano en Irán envió a Arghandiwal. “Varios miembros del personal se han ido, pero han perdido el contacto con sus familias y amigos por completo. Las estadísticas exactas no están claras”.

Se estima que entre 20.000 y 30.000 miembros de las fuerzas especiales afganas lucharon con los estadounidenses durante la guerra que duró dos décadas, y solo unos pocos cientos de oficiales fueron transportados en avión cuando las fuerzas armadas estadounidenses se retiraron de Afganistán. Dado que muchos de los comandos afganos no trabajaban directamente para las fuerzas armadas estadounidenses, no eran elegibles para visas estadounidenses especiales.