Dieta balanceada para la mujer adulta

Dieta balanceada para la mujer adulta

Para las que buscan un régimen de comida equilibrado

Una mujer que se sienta en un restaurante y pide un pollo a la plancha con vegetales al vapor seguramente va a ser interrogada por los demás comensales acerca de la dieta que está haciendo: “¿Es por el colesterol?”, “¿Es la dieta famosa del doctor de las estrellas?, “¿Cuántas calorías tiene ese plato?”. Y quizás esa mujer no tenga problemas con el peso ni con el colesterol, pero de todas maneras prefiera el plato que pidió a una pizza llena de grasa solamente porque sabe que es mejor para su salud.

Una mujer adulta que no necesite subir ni bajar de peso y que haga una actividad física moderada, debería seguir una dieta basada en la pirámide alimentaria cuya base son las frutas y las verduras, ya no los cereales, como se creyó durante muchos años.
Es muy importante modificar la idea de lo que es la guarnición, porque la comida no debería consistir en una gran porción de carne y una ensaladita simbólica, sino en una gran ensalada que puede tener algunos trocitos de carne, tipo salpicón. Lo ideal es diagramar el menú diario con una comida con carne y otra sin carne.

Tres veces por semana se puede consumir carne roja, que aporta mucho hierro y el resto de los días hay que elegir carnes blancas, preferentemente pescado. Las otras comidas del día pueden ser a base de cereales o pastas con verduras.
Otro punto importante son las cantidades: La porción de carne debería ser del tamaño del puño de la persona que la va a consumir y el plato de cereales o pastas debería ser tamaño postre, teniendo en cuenta que se calcula el cereal o la pasta ya cocidos y que la mayor parte del plato debería estar ocupada por vegetales.