La cebolla, gran protector del sistema respiratorio

La cebolla, gran protector del sistema respiratorio

Jarabe y té casero preparados con ajo y cebolla

Cortar una cebolla te dejará lloroso y comerlo te dará un aliento ofensivo; aparte de estos dos inconvenientes, las cebollas son un tesoro de beneficios para la salud y la belleza.

Las cebollas tienen cualidades antiinflamatorias, antialérgicas, antioxidantes y anticancerígenas. Estos también son ricos en vitaminas A, B6, complejo B y C, así como hierro, ácido fólico y potasio. Son excelentes fuentes de compuestos sulfúricos, flavonoides y fitoquímicos.

Probablemente una de las hierbas cultivadas más antiguas, las cebollas tienen un lugar especial en el mundo culinario porque van bien con casi todos los platos. A continuación conoce los beneficios de la cebolla.

Regula el azúcar en la sangre

Las cebollas son buenas para las personas que tienen diabetes. El compuesto de azufre llamado disulfuro de alil propilo en cebollas ayuda a aumentar la producción de insulina y reducir los niveles de glucosa en sangre en diabéticos de tipo 1 y tipo 2. Además, el jugo de cebolla contiene pequeñas cantidades de cromo, lo que ayuda a mejorar el nivel de tolerancia de glucosa del cuerpo.

Un estudio de 2009 publicado en el Journal of Medicinal Food confirmó el efecto antidiabético de las cebollas en ratas diabéticas. Se descubrió que los extractos de cebolla son efectivos para disminuir las concentraciones de glucosa en plasma y el peso corporal.
Las personas diabéticas deberían incluir cebollas rojas regularmente en su dieta.

Previene el cáncer

Las cebollas tienen efectos beneficiosos y preventivos en varios tipos de cáncer, como cáncer de pulmón, ovario, estómago, vejiga, mama, colorrectal, próstata, oral, hepático y cerebral. El contenido fenólico y flavonoide de las cebollas con actividades antioxidantes ayuda a combatir las células cancerosas.

Un estudio de 2006 publicado en el American Journal of Clinical Nutrition muestra una conexión positiva entre la frecuencia de uso de verduras de allium (cebolla y ajo) y el riesgo reducido de varios cánceres comunes.
Si tiene un mayor riesgo de cáncer, coma al menos 1 cebolla al día.

Reduce el riesgo de enfermedad cardíaca

El consumo regular de cebolla puede reducir el riesgo de afecciones como endurecimiento arterial, presión arterial alta, ataques cardíacos y derrames cerebrales. La quercetina que se encuentra en las cebollas tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias que son buenas para la salud de su corazón.

Un estudio de 2007 publicado en la American Society for Nutrition muestra que la quercetina ayuda a reducir la presión arterial en sujetos hipertensos. Las cebollas incluso ayudan a prevenir la acumulación de colesterol que contribuye a obstruir y endurecer las arterias.
Comience a comer cebollas para aumentar la salud de su corazón.

Desarrolla una fuerte inmunidad

Debido a su contenido de polifenoles, las cebollas pueden ayudar a aumentar su inmunidad al proteger su cuerpo contra los radicales libres. Además, las cebollas contienen un mineral de selenio que ayuda a mejorar la inmunidad al iniciar la respuesta inmune y también prevenir la respuesta inmune excesiva.

Además, consumir cebollas puede ayudar a reducir las reacciones alérgicas en su cuerpo al detener la producción de histamina. Sus propiedades antimicrobianas también ayudan a prevenir infecciones .

La función inmune disminuida durante el tratamiento de radiación para el cáncer es común, pero con la ingesta de alimentos ricos en quercetina, puede aumentar su inmunidad.
Un estudio de 2007 publicado en Nutrition Research and Practice descubrió que la quercetina aumentaba la función inmunitaria, aliviaba la inflamación y mejoraba el estado nutricional en ratones irradiados.

Aumenta la densidad ósea

Las cebollas ayudan a retrasar la progresión de la pérdida ósea, convirtiéndolas en una solución natural muy efectiva para las mujeres mayores que tienen un mayor riesgo de desarrollar osteoporosis.

El péptido llamado GPCS en cebollas tiene el potencial de ayudar a los huesos. Además, el alto contenido de azufre proporciona beneficios directos para el tejido conectivo.
Un estudio de 2009 publicado en Menopause descubrió que la ingesta diaria de cebollas mejoraba la densidad ósea en mujeres que atravesaban o terminaban la menopausia en comparación con aquellas que nunca comían cebollas. Además, los investigadores encontraron que ayudó a reducir el riesgo de fracturas de cadera en las mujeres en un 20 por ciento.

Trata enfermedades respiratorias

Debido a su contenido en vitaminas A y C, puede tratar todo tipo de enfermedades respiratorias como el asma o la bronquitis. Para combatir la tos, catarro, resfrió y gripe.

Enfermedades del sistema nervioso

También gracias a su contenido de vitamina B es apropiada para el tratamiento de enfermedades del sistema nervioso como la esclerosis.

Actúa contra la anemia

Tiene propiedades antianémicas, gracias a que aporta también hierro, fósforo y mineral; por lo que aporta glóbulos rojos y repone la pérdida de sangre.

Protege el sistema digestivo

Contra infecciones y regula el sistema digestivo, manteniendo el balance de los fermentos digestivos y previniendo los parásitos intestinales.

Consumo

Es óptimo tanto en crudo, como cocinado. Es imprescindible en todo tipo de salsas. Aporta sabor a las ensaladas. En la cocina tradicional existen gran cantidad de recetas con la cebolla como agente principal, como por ejemplo; sopas, purés de verduras, pastel de cebolla, estofados, guisos, aros de cebolla, fritos de verduras, etc.

Artículos Similares

Frutos rojos contra la próstata agrandada

Ejercicios para tener unos glúteos perfectos