Las mejores sopas con poderes medicinales

Las mejores sopas con poderes medicinales

Curan la anemia, desintoxican el organismo, adelgazan, acaban con la retención de líquidos y más

La sopa ha sido y es una de las “medicinas” preferidas de nuestras abuelitas. Y es que ellas le confieren a este plato ciertas propiedades, casi mágicas, para combatir ciertas enfermedades, como la gripe, la anemia, el sobrepeso y mucho más. La variedad de colores y sabores las convierte en un manjar sano y divertido que sirven de ayuda a la hora de introducir en nuestra dieta alimentos como las verduras, muy detestadas por los más pequeños. A continuación conoce sopas curativas para diferentes dolencias.

Sopa curativa para la anemia

En una cacerola primero saltea en aceite una cebolla picada, un diente de ajo triturado y tres tazas de hojas de berro. Salpimentar. Añade una papa ya cocida y un litro de agua. Deja que se cocine hasta que todas las verduras estén blandas.

Sopa depurativa
Vierte en una cacerola un litro de agua y hazla hervir. Cuece por 30 minutos tres tallos de apio, media cola, dos hojas de lechuga, dos cebollas cortadas en rodajas y un cuarto repollo blanco. Quita del fuego y procesa para que conserven su textura.

Sopa diurética

Rehoga en aceite tres cebollas picadas. Pela y ralla media raíz de kión. Añade dos tomates, una papa pelada, un calabacín pelado y una col pequeña, todo cortado en cuadraditos. Por último, ocho dientes de ajo picados. Condimenta con semillas de amapola y cúrcuma, pimienta molida, 20 hojas de albahaca, orégano y estragón. Vierte un litro de agua y cocina durante 45 minutos.

Sopa para aliviar dolores menstruales

Calienta en una cacerola una cucharada de aceite y rehoga en ella una cebolla picada bien fina, una papa cortada en cubitos y una hoja de lechuga cortada en juliana. Añade cuatro tazas de caldo vegetal y cocina hasta que las verduras estén a punto. Procesa hasta conseguir una mezcla homogénea. Sirve con avellanas o almendras tostadas.

Sopa energizante

Calienta una cucharada de aceite en una olla y saltea una cebolla picada. Añade tres beterragas peladas, media calabaza pelada y cortada en cubos y un cuarto repollo blanco cortado en juliana. Vierte cinco tazas de agua y cocina a fuego lento hasta que todas las verduras estén tiernas. Condimenta con sal, finas hierbas y unas gotas de limón.

Sopa antiestreñimiento

Calienta una cucharada de aceite de oliva en la sartén y saltea un kilo y medio de espinacas bien lavadas y cinco tallos de apio hasta que todo esté tierno. Añade agua, un poco de caldo vegetal y deja que se cocine diez minutos más. Mezcla hasta que todo esté suave y sirve con una cucharada de yogur.

Sopa para la gripe y el resfrío

Coloca tres piezas de pollo en una cacerola, cubre con agua y deja hervir. Baja el fuego al mínimo y añade dos zanahorias y dos cebollas picadas. Deja cocinándose entre dos y tres horas, añadiendo agua cuando sea necesario. Agrega tres dientes de ajo machacados, sazona con sal, pimienta de cayena y eneldo. Para que quede más espeso se le puede añadir un puré de verduras.

Sopa para mejorar la circulación

Tuesta tres cucharadas de harina integral con 45 gramos de aceite de oliva hasta que se doren ligeramente. Añade ¼ litro de agua y la misma cantidad de leche. Deja que hierva y luego coloca una cucharadita de sal marina y una de comino molido.

Sopa para la retención de líquidos

Mezcla 30 gramos de harina con 30 gramos de aceite. Rehoga una cebolla grande picada y añade un litro de agua. Agrega dos tomates cortados y una cucharada de extracto de levadura. Luego 300 gramos de pulpa de calabaza. Una vez que todo está tierno, pasa por el colador y vuelve a cocinar, condimentando con sal marina.

Sopa antifatiga

Vierte una cucharada de aceite en una cacerola, añade dos cebollitas cortadas finamente para rehogar, dos zanahorias y medio kilo de calabaza peladas y cortadas en cubitos. Adiciona un tomate y dos tallos completos de apio (con las hojas). Tapa y deja cocinar por 10 minutos a fuego lento. En otro recipiente cocina seis cucharadas de avena con medio litro de agua. Mezcla todo y cocina cinco minutos más. Condimenta con sal marina.

Sopa anti arterosclerosis

Calienta dos cucharadas de aceite en una cacerola, añade media cebolla picada y saltea por unos minutos. Agrega una taza y media de caldo de pollo desgrasado, ¼ cucharadita de culantro molido y 1/8 cucharadita de cardamomo. Deja que hierva. Luego incorpora 250 gramos de manzanas y 250 gramos de chirivías peladas y troceadas. Consume con media taza de zumo de naranja o manzana y dos cucharadas de yogur natural descremado.
*La chirivía es parecida a la zanahoria, pero blanca a tal punto que se puede confundir con el nabo.

Sopa anti estrés

Hierve durante diez minutos un litro de agua con las flores de una planta de brócoli. Deja reposar cinco minutos, cuela y bebe como caldo.

Sopa para fortalecer el sistema inmune

Hierve dos tazas de caldo de vegetales con una cebolla picada en cuadraditos, tres dientes de ajo triturados y dos zanahorias ralladas. Añade el zumo de un limón, quince hojas de espinaca cortadas en juliana y cuando las verduras estén a punto, deja reposar algunos minutos.

Sopa desintoxicante

Coloca en una cacerola la parte tierna de dos alcachofas junto con el zumo de un limón. Retira la vaina de 400 gramos de guisantes frescos y la misma cantidad de habas, añade en la preparación.
Pica media cebolla y rehógala con 20 gramos de aceite de oliva, añade las alcachofas, las habas, los guisantes y 20 gramos de perejil picado. Deja cocinar unos minutos y añade un litro y medio de caldo vegetal durante 15 minutos. Luego añade 130 gramos de pasta para sopa, salpimenta y sirve cuando todo esté bien cocido, con abundante queso parmesano.

Artículos Similares