Las mejores vitaminas para el hígado

Las mejores vitaminas para el hígado

Evite el hígado graso y conozca que alimentos contienen las vitaminas necesarias para su salud

El hígado es uno de los órganos más importantes, ya que filtra las toxinas de la sangre. También almacena vitaminas y minerales como reserva para su uso posterior. A veces, el hígado puede verse sobrecargado debido a una dieta pobre y a malos hábitos. Muchas de las personas con sobrepeso tienden a padecer el síndrome del hígado graso. El hígado graso se produce cuando el hígado es cubierto por tejidos adiposos que con el tiempo causan problemas similares a los de la cirrosis. Sin embargo, con una dieta adecuada y otros cambios en el estilo de vida, en muchos casos se puede recuperar la salud el hígado. La hierbas como el cardo lechero ayudan a limpiar el hígado y a restaurar su buen funcionamiento. También existe una gran variedad de vitaminas que ayudan a sanar el hígado.

Vitamina C

La vitamina C ayuda a mejorar el funcionamiento del hígado debido a que tiene ciertas cualidades regenerativas que estimulan a este órgano y fomentan la curación. El jugo de limón casero sin endulzantes agregados contiene altos niveles de vitamina C, lo que ayuda a eliminar las toxinas y los cálculos del hígado y de la vesícula. La vitamina C es una vitamina soluble en agua que se utiliza para reparar el daño a cualquier órgano o tejido del cuerpo. Para ayudar a mejorar el funcionamiento del hígado, consume alimentos y frutos cítricos que contengan vitamina C o toma suplementos con 500 g o más de vitamina C diariamente.

Vitamina A

La vitamina A en forma de beta caroteno puede ayudar a desintoxicar los hígados lentos. Esta vitamina ayuda a tener la piel saludable y mejora las funciones de los órganos. Sin embargo, el retinol es otra forma de la vitamina A que puede ser tóxica para el hígado si se toma en dosis grandes. Por eso, debes asegurarte de tomar el tipo correcto de vitamina A si piensas tomar suplementos. Si no, también puedes obtener vitamina A de alimentos como las zanahorias, las remolachas, los huevos y el pescado.

Vitamina E

Sabemos que la vitamina A es importante para el funcionamiento saludable del hígado, pero la vitamina E también ayuda a mejorar el funcionamiento de este órgano, ya que protege a la vitamina A. Cuando se combinan ambas vitaminas, se obtiene un poderoso tónico para el hígado. Ambas vitaminas trabajan juntas para fortalecer y rejuvenecer los hígados fatigados. La vitamina E se puede obtener de muchos alimentos como las semillas de girasol, las paltas, las nueces, las almendras y las verduras de hojas verdes.

Vitaminas del complejo B

Las vitaminas del complejo B, como la B12, la B5, la B6 y el ácido fólico ayudan a mejorar la salud del hígado, ya que promueven su descongestión. Estas vitaminas facilitan en gran medida el trabajo del hígado porque lo ayudan a descomponer las grasas. Para lograr una diferencia significativa, es necesario comer muchos alimentos que contengan vitamina B o tomar suplementos que contengan B mg o más de cada vitamina B esencial. Las vitaminas B se pueden obtener de las almendras, de los piñones, de las semillas de sésamo y del arroz integral.

Vitamina D

La vitamina D ayuda a mantener el hígado saludable al reducir la inflamación del cuerpo. El hígado es muy susceptible a la inflamación debida a otros problemas del cuerpo o a los cálculos biliares. La vitamina D tomada junto con los ácidos grasos omega 3 es una fórmula muy potente para sanar el hígado. Las grasas omega 3 se encuentran en el aceite de pescado, en las nueces y en los huevos. Un hígado saludable también puede fabricar y utilizar vitamina D por sí mismo. Los alimentos que contienen vitamina D incluyen a la leche, los huevos, el pescado y el pan, por nombrar solo algunos.