Sicarios asesinan a presunto proxeneta colombiano

0
826
Sicarios asesinan a presunto proxeneta colombiano
Sicarios asesinan a presunto proxeneta colombiano

Dos hombres se convirtieron en nuevas víctimas de la delincuencia en San Juan de Lurigancho. Y es que un ciudadano de nacionalidad colombiana fue asesinado a balazos en una presunta disputa entre bandas criminales. En un segundo caso, un hombre de 40 años también perdió la vida al recibir disparos en la cabeza, su muerte respondería a un ajuste de cuentas.

SEGÚN LA POLICÍA AUTORES DEL CRIMEN SERÍAN OTROS MAFIOSOS

El primer crimen se produjo a la altura de la cuadra 3 de la avenida Los Jardines, en San Juan de Lurigancho (SJL). La víctima identificada como Johan Meléndez Estallón, fue interceptada por cuatro sujetos a bordo de motocicletas. El extranjero intentó escapar corriendo, sin embargo fue alcanzado por los presuntos sicarios, que le dispararon a sangre fría.

Por su parte, La Policía Nacional del Perú (PNP) investiga el crimen como parte de una presunta disputa entre bandas criminales que operan en la zona. Manejan la hipótesis de que el ciudadano colombiano era el encargado de brindar seguridad a prostitutas que ofrecían sus servicios sexuales en la mentada avenida.

Sin embargo, testigos de la zona dicen que cobraba cupos a las trabajadoras sexuales y que incluso desfiguró a una de ellas.

Lo asesinan cuando tomaba café

El segundo asesinato tuvo como escenario el cruce de las avenidas Central con Santa Rosa, en San Juan de Lurigancho. Rolando Cipriano Huatuco Vilcarano, de 40 años, fue asesinado de disparos en la cabeza cuando se encontraba tomando café en un puesto ambulante. La PNP precisó que por la modalidad del crimen, se trataría de un ajuste de cuentas.

Leer también [Chávarry es cuestionado tras minimizar el rol de la mujer]

Según se pudo conocer, Rolando Huatuco, hacía el servicio de colectivo, los testigos señalan que hombres armados aparecieron de improviso y, sin mediar palabra, le dispararon al conductor hasta en cinco oportunidades. Su muerte fue instantánea.

La víctima contaba con dos requisitorias por homicidio, la cual se encontraba vigente. Hasta el lugar del ataque llegaron agentes de la Depincri del distrito, de la Policía Nacional del Perú (PNP), así como peritos de criminalística para realizar las investigaciones sobre este crimen.