Tom Cruise a los 60 años

0
1714
Tom Cruise a los 60 años
Tom Cruise a los 60 años

Por cuarta ocasión a sus 60 años de vida, su nombre está entre los candidatos al Oscar, premio mayor de Hollywood. Cuatro nominaciones -1990 como Mejor actor por Nacido el 4 de Julio, 1997 por Jerry Maguire, 2000 como Mejor Actor de Reparto por Magnolia y en 2023 como Mejor Película por Top Gun: Maverick-, pero hasta hoy ninguna estatuilla dorada. Sin embargo, Tom Cruise no es un hombre que se da fácilmente por vencido. Es actor, productor, creador de sus propios éxitos. Y no solo eso, también les pone el cuerpo. Para hacerlo, sigue un estilo de vida saludable: no fuma, no bebe, es un gran amante del deporte y lleva una alimentación a medida. Pero además, guarda ciertos ritos muy privados que hacen de él un eterno adonis.

EL TIEMPO NO PASA POR EL ACTOR, UN CABELLO PERFECTO Y ROSTRO JUVENIL

Del sacerdocio a la pantalla

En 1976, si se le hubiera dicho a Thomas Cruise Mapother IV -su verdadero nombre-, estudiante de seminario franciscano, que en un futuro sería una de las 100 mejores estrellas de cine de todos los tiempos, probablemente habría sonreído y contestado que su ambición era unirse al sacerdocio. No obstante, este joven sensible y religioso que nació el 3 de julio de 1962 en Syracuse, Nueva York, estaba destinado a convertirse en uno de los actores mejor pagados y más buscados de la historia del cine.

Tom Cruise tuvo un comienzo de vida difícil. Su madre, Mary Lee, dejó a su padre cuando Tom tenía 12. Fue él quien salió a trabajar y a rebuscárselas para que la familia llegara a fin de mes.

 

Su pasión por la cienciología

Además de ser una estrella de cine, Tom Cuise es famoso por su devoción en la cienciología. Fue introducido en la controvertida religión por su primera esposa, Mimi Rogers, y con el paso de las décadas, se convirtió en su seguidor más destacado. “Es algo que me ha ayudado increíblemente en mi vida. Soy cienciólogo desde hace más de 30 años… Sin ello, no estaría donde estoy”, dijo a ITV.

La calificó como una “hermosa religión”, señalando su orgullo por su fe. Cruise fue cristiando devoto, criado como católico romano.

 

Tomando sus propios riesgos

Cuando los efectos especiales alcanzaron la fama en la década de 1990, Tom Cruise no se subió a la moda. En lugar de ello, se lanzó al vacío literalmente, haciéndose famoso por realizar la mayoría de sus propias acrobacias. “Tiene que ver con la presentación de historias… Nos permite poner las cámaras en lugares que normalmente no se pueden hacer”, explicó en The Graham Norton Show.

Con los años, se colgó de un avión en vuelo, aguantó la respiración bajo el agua por más de seis minutos, y mucho más. El director Christopher McQuarrie declaró a The New York Times que considera que la persecución en helicóptero de Misión Imposible: Repercusión es la maniobra más espeluznante de Cruise.

 

Deporte como un estilo de vida

Para el recientemente premiado con la codiciada Palma de Oro de La Croissette, el ejercicio siempre fue algo fundamental en sus rutinas. Ejercicios con pesas, correr y escalar son una constante en sus días, además de sus aptitudes para el buceo y la esgrima, algunos de los deportes en los cuales el actor es aficionado.

También a Cruise le apasionan los deportes al aire libre, como el kayak, ya que, según él mismo, intenta incorporar actividades y entrenamientos enfocados en darle energía, fuerza y resistencia.

 

El secreto de su “baby face”

Los rumores de que la estrella se había operado la nariz comenzaron en 2012, pero cuando la revista Playboy le preguntó si lo había hecho, respondió: “No lo hice y nunca lo haré”.

El asunto de sus cirugías es realmente un misterio. Aunque, según el ojo de expertos, probablemente Cruise se haya sometido a algún retoque estético -bótox, hilos tensores y rellenos con ácido hialurónico-, para suavizar las arrugas de un sexagenario. Incluso se podría haber hecho un lifting facial, pero su antídoto mejor guardado es el hielo. Según National Enquirer, Tom tiene una rutina que sigue por la mañana y por la noche, que comienza por sumergir su cara en agua helada por alrededor de 60 segundos. Luego realiza una doble limpieza que le lleva media hora: aplica tónico, suero facial, suero para los ojos, crema para los ojos, humectante facial y una crema para el cuello.

 

Ni un pelo de tonto

Su melena siempre le aportó un aspecto juvenil, tanto por su densidad como por su color impoluto. Algunas revistas afirman que el hombre de Vanilla Sky se sometió a un trasplante de cabello. Los entendidos reconocen que estos microinjertos fueron realizados en intervalos continuos, para disimular los cambios bruscos en su imagen.

 

La dieta de Beckham

Si hay algo que el intérprete de Misión Imposible tiene claro es que con mover el cuerpo no basta. Para eso, Cruise sigue una dieta de quince comidas medidas a lo largo del día, preparadas por sus chefs personalizados, para nunca quedarse sin energía pero tampoco andar demasiado lleno. La alimentación se basa en proteínas, como carnes y pescados, y reducidos hidratos de carbono y azúcares. Su dieta está inspirada en la de David Beckham, la cual consiste en consumir alrededor de 1.200 calorías diarias.