Denuncia virtual contra Liz Escarlet Sosa Quichua

0
279
Liz Escarlet Sosa Quichua

Hola, mi nombre es Ana Gonzales tengo 27 años de edad.

El caso que les vengo a contar es muy atroz, esperanzo que a nadie más le suceda lo mismo.

Este año a pesar de los problemas que se presentaron por el tema de la pandemia COVID-19, muchas personas perdieron sus trabajos, empresas se fueron en quiebra por deudas. Siempre existe la necesidad de apoyar al prójimo, como buenos peruanos que somos, debemos de ayudarnos.

Mi madre tiene 50 años de edad, con sus ahorros y los míos logramos emprender un negocio que es una tienda de abarrotes esto fue el 2019; nos fue muy bien, ya que yo era quien atendía en la tienda. Este año, conseguí un trabajo, y tuve que dejar a mí madre al frente de la tienda pero por su edad y la lesión en la rodilla no le era posible atender a los clientes con rapidez, es cuando surge la necesidad de contratar a un ayudante.

Es cuando en nuestras vidas se presenta LIZ ESCARLET SOSA QUICHUA quién entrego todos sus documentos que acreditaban su buena conducta social, además, indicaba que había trabajado en un supermercado y que fue separa por culpa del COVID-19. Con mi madre decidimos contratarla, nada raro notamos en ella, pues siempre llegaba antes de la hora, desinfectaba los productos, limpiaba el local, muy educada y respetuosa con los clientes, con estas actitudes se ganó la confianza de mi madre y la mía.

Un día mi madre se sintió muy mal, tuve que llevarla al hospital para que la revisen, dejando a LIZ ESCARLET SOSA QUICHUA a cargo de la tienda, es ese día que nos enteramos de quien en realidad es esta persona:

Al regresar del hospital con mi madre, observamos que la tienda estaba cerrada y asegurado con los candados, ¿Qué paso?, preguntamos a los vecinos quienes nos informaron que la señorita “LIZ ESCARLET SOSA QUICHUA” conjuntamente con hombre de unos 40 años cerraron la tienda al medio día y que habían sacado algunas cosas de la tienda para irse en un taxi. Al llamar a su celular estaba apagado, luego de romper los candados de seguridad vimos que faltaban varios productos, y lo más importante el dinero guardábamos para pagar un préstamo, ella se había llevado los 8,300.00 soles ahorrados de las ventas y productos valorizados en 1,500 soles, en total se llevó 9,800.00 soles.

Fuimos con la policía a la dirección de su domicilio, ella nunca había vivido en ese lugar, preguntamos a sus anteriores empleadores, respondiéndonos que ella nunca fue contratada para esas empresas, el número de celular que ella usaba pertenecía a una persona fallecida.

Al poner la denuncia ante la policía, nos informaron que LIZ ESCARLET SOSA QUICHUA es conocida en el mundo delincuencial como “Ratita”, y tiene varias denuncias por los mismo delitos, los policía nos informaron que esta persona usa esta modalidad la de fungir una persona humilde y respetuosa para ganarse la confianza de sus víctimas y cometer sus fechorías.

Estuve buscando por internet, y al parecer esta persona fue reportada en Facebook por otra victima