Jude Law, el Don Juan, que dejó destruida a Sienna Miller

0
343
Jude Law
Jude Law

Cuando en 2004 Jude Law protagonizó la remake de Alfie, la crítica lo despedazó. Primero, porque, como para cualquier estrella británica de su generación, reversionar a Caine –y con acento cockney, encima– era casi tan consagratorio como el BAFTA y la nominación al Oscar y a los Golden Globes como Mejor Actor de Reparto por El talentoso señor Ripley (1999). Segundo porque, aunque hasta entonces poco se sabía sobre su vida privada, ese inglés encantador y promiscuo tenía bastante de su propio carácter.

LA ESCANDALOSA VIDA SENTIMENTAL DEL ACTOR QUE ACTUALMENTE ESTÁ CASADO Y LLEVA UNA RELACIÓN ESTABLE

Venía de un matrimonio de seis años con Sadie Frost, a quien también había conocido en un set, el de Shopping (1994), su primer protagónico en un film de gran audiencia después de convertirse en la revelación teatral de Broadway. La relación con Frost, con quien tuvo a Rafferty (26), Iris (21) y Rudy (20), había comenzado de manera turbulenta. Ella le llevaba 6 años y estaba casada pero entendió que estaba destinada a pasar su vida con ese chico de apenas 19 en cuanto lo vio, cuenta en su autobiografía, Crazy days (2010). “La fuerza del amor que sentía por él y su intensa ambición me hacían perder el control”, escribe la también actriz, que sufrió varias depresiones por las que estuvo hospitalizada en más de una oportunidad.

Leer también [Los secretos de Jeremy Renner]

Terminaron por separarse en 2003 después de un confuso incidente en que su hija Iris, de entonces dos años, ingirió una pastilla de éxtasis en una fiesta infantil y tuvo que ser sometida a un lavaje de estómago. Por primera vez su nombre llegaba a los medios por un escándalo digno de Trainspotting (1996), la película que marcó el salto a la fama de su inseparable amigo Ewan McGregor –compartieron piso cuando ambos aún intentaban hacerse un lugar en el cine, y llegaron a fundar su propia productora–: el grupo de nuevos actores cool de fines de los noventa

Cuando Frost lo siguió a Tailandia para unas vacaciones familiares forzosas y lo confrontó para saber si todavía la amaba, Jude, que se había tatuado en el cuerpo el nombre de ella en la letra de otra canción de los Beatles (“You came along to turn on everyone, Sexy Sadie”), no pudo responderle. Era el final, aunque el relato de las peleas –con copas y platos rotos por los que los vecinos de su casa de Primrose Hill llamaron a la policía– que continuaron hasta el divorcio, en octubre de 2003, se volvió una constante en los medios y volvió a sonar cuando él la demandó por las menciones sobre la pareja en su autobiografía.

Apoyado en su carrera, Law se repuso rápido. Ese año y en medio de su crisis personal, rodó Regreso a Cold Mountain junto a Nicole Kidman. Se dijo entonces que la pasión entre ellos había trascendido la ficción, pero la actriz australiana no sólo lo desmintió, sino que ganó varias demandas contra los tabloides que especularon con su supuesto romance. La película, de todos modos, le valió al nuevo Alfie su segunda nominación al Oscar.

Realmente estaba en su mejor momento. En la Navidad de 2004 se había comprometido con Sienna Miller. Parecían hechos el uno para la otra: guapos, jóvenes (él 33, ella 23) y talentosos. Hasta que, sólo seis meses después –en julio de 2005–, ella lo descubrió en la cama con la niñera de Rafferty, Iris y Rudy. Aunque Miller rompió el compromiso y confesaría años más tarde que el trauma de esa traición cubierta con guardias de 24 horas por los paparazzi la dejó en shock durante semanas que ni siquiera puede recordar, la ruptura solo duró un mes. En agosto volvieron a mostrarse juntos. Sin embargo, para el Festival de Cine de Venecia, en septiembre, Miller anunció su separación definitiva.

Leer también [Turba ataca y quema bus que trasladaba a policías]

Law reconoció la “traición” públicamente y se disculpó: “Solo quiero decir que estoy muy avergonzado y triste por haber hecho daño a Sienna y a todas las personas cercanas a nosotros. No hay ninguna defensa para mi comportamiento, del cual me arrepiento sinceramente”. Pero esa era sólo una parte de la historia que, como se supo más tarde en el juicio por las escuchas ilegales del Grupo Murdoch, un familiar filtró a News of the World. En uno de los audios se escucha a Miller susurrar al teléfono: “No puedo hablar ahora, estoy con Jude. Te amo”. Al otro lado de la línea estaba nada menos que Daniel Craig, su compañero en The Layer Cake (2004). Como Alfie, también él podía ser engañado pese a su fama de donjuán.

En el tiempo que duró la distancia entre ellos, Law tuvo una relación con la modelo Samantha Burke, con quien tuvo a su cuarta hija, Sophia, en octubre de 2009. Dos meses más tarde volvería a reconciliarse con Sienna. Otra vez estaba protagonizando un éxito de taquilla, la Sherlock Holmes de Guy Ritchie, en el rol de Watson y junto al Holmes de Robert Downey Jr. Y otra vez terminarían por separarse, en 2011.

En el 2019, el actor se casó con la psicóloga Philippa Coan, fue padre por sexta vez en 2020. Se lo contó en una entrevista via zoom a Jimmy Fallon durante la cuarentena. El presentador de The Tonight Show le había preguntado “¿Qué hiciste en este tiempo en tu casa?”. “Bueno, sobre todo, tuve un bebé”, dijo el eterno Alfie, que aparentemente sentó cabeza: “Nos sentimos bendecidos de haber tenido ese tiempo para estar en familia en nuestro nido, disfrutando de nuestra compañía. Una especie de amor a la fuerza, inusual pero maravilloso”.