Productos eléctricos bambas afectan a la economía y los usuarios

0
267
Productos eléctricos bambas afectan a la economía y los usuarios
Productos eléctricos bambas afectan a la economía y los usuarios

Más de 500 millones de dólares en pérdida generan la falsificación y contrabando en el país. Cada mes ingresan más de un millón de utensilios para instalar sistema eléctrico en viviendas, se venden en el mercado informal, son de dudosa procedencia, tienen baja calidad y son un peligro para las personas.

PRODUCTOS DE DUDOSA PROCEDENCIA ORIGINAN SIETE DE CADA 10 INCENDIOS EN EL PERÚ  POR FALLA ELÉCTRICA

Según Orlando Ardito, gerente general de la Asociación Gremial de Empresas Internacionales de Productos Eléctricos del Perú, esto también afecta al Estado. Son cinco millones de dólares que se pierden al no recibir los pagos tributarios por toda la mercadería que llega con la modalidad del contrabando.

La autoridad considera que los consumidores se llevan una verdadera “bomba del tiempo” al adquirir enchufes, tomacorrientes, dispositivos de protección electromagnética, cables, pulsadores para motores, entre otros. Estos pueden generar un cortocircuito que terminaría desencadenando un feroz incendio.

El 90% de los productos viene de Asia

Resultados de investigaciones arrojan que el 90% de los productos eléctricos informales vienen de Asia: China, Hong Kong, Tailandia y Turquía. La mano de obra y la explotación reina en estos países. Fabrican los objetos de manera rápida, pero usan componentes de poca duración y presentan fallas.

Cuando estos productos pasan por aduana notamos una fiscalización deficiente, motivado por la falta de herramientas legales (Reglamentos Técnicos de Productos), falta de personal y conocimiento adecuado para la detección y verificación de cientos de conteiner”, expresó Ardito.

También señala que al país llegan dos tipos de estos. Primero están los subestándar, los cuales no cumplen con las normas de calidad mínimas establecidas para su operatividad. Son de corta duración, pues operan por un corto tiempo con buen cuidado hasta que finalmente dejan de funcionar.

Luego están los “blancos”. Son imitaciones de marcas reconocidas y patentadas. Tienen un aspecto físico idéntico, pueden llegar a trabajar de la misma manera y hasta tienen un logo prácticamente igual, pero no es original. Además, presentan los riesgos que la anterior, lo cual lo hace peligroso.

Orlando apunta que el 80% de los peruanos compra uno de estos utensilios bamba por sus módicos costos. Los adquieren en puntos de venta donde abunda la informalidad. Pagan un 50% menor del valor común y hasta se los venden como uno verídico. Caen en esta trampa y resulta ser un falso ahorro.

Las estadísticas no son muy favorables

Las investigaciones de las autoridades indican que uno de cada cinco productos eléctricos instalados en una vivienda es de mala calidad. Siete de cada 10 incendios son por causa eléctrica y a nivel nacional se reportan al menos 31 de estos siniestros al día, 75% más que hace unos 15 años.

Conforme muestra el Ministerio de Salud (Minsa), más de 35 mil personas resultan quemadas al año y el 2% de ellos fueron afectados por causas de electricidad (más de 700 agraviados). Pese a las desfavorablesestadísticas, el 85% de los usuarios aseguran sentirse seguros en sus viviendas.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) revela que la falsificación y contrabando afecta a unos 158 millones de niños que laboran en condiciones inseguras. Asimismo, el mundo de la falsificación y el contrabando de estos productos ocupan el segundo lugar después de los fármacos.

Leer también [ONPE: Pedro Castillo logra 50,16% contra 49,83 de Keiko Fujimori]

Por el Día Internacional Contra la Falsificación, la cual se desarrollará el nueve de junio, el gerente afirma que es indispensable que se realice una supervisión de los organismos para reducir esta informalidad. En caso de regularlo, los ciudadanos realmente estarán más tranquilos en sus domicilios.

Es responsabilidad del Estado garantizar de que el usuario pueda escoger entre productos buenos y mejores, no entre subestándares y falsos. Solo el apego a la normatividad tendrá un resultado positivo frente a la informalidad, así como el derecho de vivir en un espacio seguro”, finalizó Orlando Ardito.