Hombre transexual violó a una mujer dentro de una prisión

0
254
Hombre transexual violó a una mujer dentro de una prisión
Hombre transexual violó a una mujer dentro de una prisión

Un extrabajador de una prisión femenina de Estados Unidos reveló que una de las reclusas fue abusada sexualmente por parte de su compañero de celda, un hombre que se identificó como mujer para evitar ir a una cárcel para varones. El agresor fue condenado por anteriormente violar a una menor de 12 años.

CAMBIÓ DE IDENTIDAD DE GÉNERO PARA NO IR A UNA CÁRCEL DE HOMBRES POR HABER VIOLADO A UNA MENOR Y VOLVIÓ A COMETER EL DELITO

Así lo confirmó Scott Fleming, quien solía laborar en Centro Correccional de Mujeres, ubicado en Washington, pero fue despedido por no vacunarse contra el COVID-19. Furioso por su situación, reveló que el interno se llama Hobby Bingham (37) y fue encontrado con Heather Lee Ann Trent, los dos sin ropa.

Fue su compañero quien se percató del caso y lo reportó a las autoridades. La afectada fue declarada como víctima debido a que las relaciones sexuales se consideran como no consentidas y luego la trasladaron a la unidad de salud mental del establecimiento penitenciario mientras que el agresor fue separado.

Se hizo llamar Andromeda Love

Para que el pedófilo siga haciendo de las suyas se declaró como mujer y se puso el nombre de Andromeda Love. En 2003 fue encarcelado por abusar de la adolescente en el condado de Thurston. Desde aquella época decidió cambiar de personalidad y se acogió a una norma para no ir a una prisión masculina.

Leer también [La nueva variante ómicron se expande por todo el mundo]

De acuerdo con el estado de Washington, todos los internos tienen derecho a ser enviados a una cárcel que se adecúe a su elección respetando con qué género se identifican. De esta manera se benefició para seguir estando en contacto con mujeres pese a que solo cumplió seis años de condena efectiva.

El gobernador demócrata, Jay Inslee, quien está en el cargo desde el pasado 16 de enero de 2013, respalda la política que próximamente va a codificarse como una ley. No obstante, situaciones como la de Hobby solo dejan “lagunas abiertas” en el polémico sistema estadounidense desde hace varios años.

Sin embargo, Fleming cuestionó la falta de mayor rigor por para discernir qué casos no aceptar. “El único requisito es que, por ejemplo, declaren que se identifican como mujeres”, afirmó añadiendo que el caso de Bingham no va a ser el único, pues otros 150 sujetos están próximos a cambiarse de prisión.

Leer también [La tragedia de las hermanas Mirabal]

“No es necesario que se hayan sometido a una cirugía de reasignación, no es necesario que estén en el proceso de transición ni que estén en un régimen hormonal”, sostuvo el extrabajador. Pese a lo sucedido, el violador quedó en libertad y tendrá que respetar los cuatro años que le quedan de suspensión.

Aún quedan otros seis hombres

Conforme especificóScott Fleming, en el Centro Correccional de Mujeres de Washington todavía hay seis delincuentes hombres y uno fue un asesino en serie de féminas. Ellos también se acogieron a cambiarse de identidad de género solo para estar cerca de otras damas y, posiblemente, estar al acecho.

Se trata de la prisionera Donna Perry, antes llamado Douglas. Antes de recibir su condena emprendió un viaje al lejano Tailandia para acceder a una cirugía de cambio de sexo para lograr cualquiera de sus dos objetivos, evitar las sospechas por los asesinatos y no ser llevada a una cárcel de varones.

Ante las constantes críticas que reciben de la ciudadanía,el Departamento de Correcciones de Washington defendió su manera de definir y procesar a un hombre transgénero asegurando que todos los reclusos son evaluados de manera apropiada respetando sus políticas internas para buscar un bien.

“El Departamento ha establecido procedimientos para garantizar un tratamiento equitativo de las personas transgénero, intersexuales y/o no conformes con el género al realizar una evaluación de admisión y determinar la clasificación, programación y supervisión de viviendas”, manifestaron las autoridades.

Finalmente, Scott reclamó que el establecimiento presuntamente encubrió el abuso sexual al no presentar ningún tipo de informe de lo sucedido. El caso se habría declarado como una infracción y su compañera guardó un documento en una computadora, pero luego fue borrada de esta y el hecho quedó impune.