La importancia de seguir considerando las dosis adicionales de vacuna contra covid

0
361
Vacunación
Vacunación

Las dosis de refuerzo de las vacunas contra el coronavirus de Pfizer/BioNTech y Moderna son seguras y ofrecen altos niveles de protección contra el covid-19 grave, si bien esa protección puede disminuir con el tiempo, según dos estudios publicados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés).

EFECTIVIDAD DE LA VACUNA DE REFUERZO DISMINUYE TRAS CUATRO MESES

La evidencia de que la protección disminuye “refuerza la importancia de seguir considerando dosis adicionales para mantener o mejorar la protección” contra las hospitalizaciones y visitas a urgencias relacionadas con el covid-19“, dice el estudio.

Uno de los estudios, publicado en la revista académica Morbidity and Mortality Weekly Report de los CDC, examinó la eficacia de la vacuna contra las hospitalizaciones por covid-19 y los ingresos a urgencias y a los centros de salud entre los adultos de Estados Unidos que fueron vacunados completamente con dos dosis o recibieron una tercera dosis de la vacuna como refuerzo. Los datos incluyeron 241.204 visitas a urgencias y 93.408 hospitalizaciones en 10 estados entre el 26 de agosto y el 22 de enero.

Los datos mostraron que la eficacia de la vacuna contra las visitas a los servicios de urgencias y las hospitalizaciones fue mayor después de la tercera dosis que después de la segunda, pero disminuyó con el tiempo.

Con la variante ómicron dominante en Estados Unidos, la eficacia de la vacuna fue del 87% contra las visitas a urgencias o al servicio de emergencias por covid-19 y del 91% contra las hospitalizaciones en los dos meses posteriores a la tercera dosis. Los datos mostraron que la eficacia se redujo al 66% y al 78%, respectivamente, en el cuarto mes.

Después de solo dos dosis de la vacuna, cuando la variante ómicron era la predominante, la eficacia de la vacuna contra las hospitalizaciones descendió del 71% en los dos meses posteriores a la vacunación al 54% en los cinco meses siguientes, según el estudio.

Los datos también mostraron que la eficacia de la vacuna disminuía cuando la variante delta era la dominante.

Entre aquellos que recibieron tres dosis durante el tiempo en que la variante delta era dominante, la eficacia de la vacuna contra las hospitalizaciones asociadas al covid-19 descendió del 96% a los dos meses de la vacunación al 76% al menos meses después. Sin embargo, los investigadores señalaron que esta última estimación podría ser imprecisa porque se disponía de pocos datos sobre las personas vacunadas durante al menos cuatro meses después de una tercera dosis durante el tiempo en que la variante delta era la predominante.

En general, “estos hallazgos subrayan la importancia de recibir una tercera dosis de la vacuna contra el covid-19 de ARNm para prevenir tanto las visitas a urgencias asociadas al covid-19 como las hospitalizaciones por covid-19 entre los adultos”, escribieron los investigadores de los CDC y otras instituciones de Estados Unidos en el nuevo estudio.

El segundo estudio de los CDC analizó los datos de seguridad de las vacunas de refuerzo de covid-19 declarados al Sistema de Notificación de Efectos Adversos de Vacunas del gobierno federal entre septiembre y febrero entre 721.562 adultos que recibieron vacunas de refuerzo.

Leer también [Médicos detectan Coronadengue, Covid y Dengue al mismo tiempo]

El estudio descubrió que las dosis de refuerzo de las vacunas contra el coronavirus siguen siendo seguras, y los que recibieron el mismo tipo de vacuna para todas sus vacunaciones tendieron a tener menos reacciones después de la dosis de refuerzo que después de su segunda dosis.

“Los responsables de la vacunación deben informar a los pacientes que se espera que se produzcan reacciones locales y sistémicas después de una dosis de refuerzo de la vacuna homóloga de ARNm contra el covid-19; sin embargo, estas reacciones son menos frecuentes que las que se producen después de la segunda dosis del esquema inicial”, escribieron los investigadores, pertenecientes a los CDC y a la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).