Las razones por las que “I Will Always Love You” de Whitney Houston cautivó al mundo

0
574
Whitney Houston
Whitney Houston

La grabación de Whitney Houston de I Will Always Love You (siempre te querré) no solo fue un éxito, sino un fenómeno cultural imparable. El sencillo principal de la banda sonora de la película The Bodyguard (“El guardaespaldas”), lanzado en noviembre de 1992, encabezó el top 100 de Billboard durante 14 semanas consecutivas (entonces un récord) y ganó dos premios Grammy.

AHORA, 30 AÑOS DESPUÉS, SIGUE SIENDO EL SENCILLO MÁS VENDIDO DE TODOS LOS TIEMPOS DE UNA ARTISTA FEMENINA.

Ahora, 30 años después, sigue siendo el sencillo más vendido de todos los tiempos de una artista femenina.

El álbum, que obtuvo cuatro éxitos más de Houston incluidos I’m Every Woman y I Have Nothing, vendió 45 millones de copias en el mundo.

I Will Always Love You fue escrita y grabada originalmente en 1973 por Dolly Parton, quien la concibió como un tributo y despedida a su mentor Porter Waggoner.

La encantadora y discreta versión de Parton resultó ser un éxito número uno en la lista de las canciones country más exitosas de EE.UU.

 

Una obra maestra

 

La interpretación de Houston cautivó al mundo porque combina una técnica desconcertante con una lectura sincera de la tierna letra de Parton. Desde el momento en que canta “así que iré, pero sé que pensaré en ti en cada paso del camino”, está claro que Houston hace una interpretación vocal de una calidad excepcional.

“Whitney sabía cómo usar todo el rango de su voz para conectarse emocionalmente con la canción y crear ese drama”, afirma Dami Im, un cantautor coreano-australiano que ha sido influenciado por Houston.

El control de Houston durante la apertura a capela de la canción es un ingrediente vital.

“Whitney comienza la canción conteniendo todas sus habilidades vocales y confiando en la emoción pura”, asegura Burnett a BBC Culture.

“Luego, cuando la música entra en acción, ella mantiene esa calidad vocal etérea, alcanzando las notas más altas a la perfección mientras se mantiene en silencio y restringe su fuerza vocal”.

Ella considera que esta “creación increíble” hace que los “fuegos artificiales” vocales posteriores de Houston en el clímax de la canción sean aún más conmovedores. “O es una actriz increíble”, añade Burnett.

Leer también [Piqué logra acuerdo con Casio y saca provecho de la canción de Shakira]

Un ejemplo para otras cantantes

De cualquier manera, Burnett describe la interpretación de Houston de I Will Always Love You como “una de las interpretaciones vocales más importantes de nuestra generación”.

Esto no es una exageración: junto con Hero de Mariah Carey y My Heart Will Go On de Celine Dion, estableció un modelo y un listón muy alto, para muchas cantantes que buscaban abrirse paso en los populares programas de televisión de principios de la década de 2000.

Leona Lewis, quien logró un éxito transatlántico número uno con Bleeding Love en 2007, un año después de ganar la versión británica de The X Factor, dijo en ese momento: “Cuando era niña, solía escuchar a Whitney Houston [y] Mariah Carey. Ese tipo de cantantes grandes y poderosas. Eso influye en mi música y en muchas de las canciones que me gusta cantar”.

De hecho, se podría argumentar que la interpretación vocal de Houston fue demasiado influyente. Los entrenadores vocales Carrie y David Grant, que trabajaron con concursantes en los programas de talentos británicos Pop Idol y Fame Academy, así como con artistas como Demi Lovato y Spice Girls, dicen que las canciones más famosas de Houston se convirtieron en un estándar de oro que rara vez era alcanzable.

Casi todos los cantantes a los que enseñamos o audicionamos durante unos cinco años querían dominar I Will Always Love You o The Greatest Love of All o I Have Nothing”, comenta Carrie Grant a BBC Culture. “La mayoría deberían haber intentado algo un poco más fácil: ¡muchos cantantes han sido eliminados en un intento de hacer a Whitney!”.

David Grant cree que la influencia de Houston “no se puede subestimar” porque “para la mayoría de las cantantes, ella era la voz de su generación”. Aunque se hizo conocida por cantar música pop, soul y R&B, Grant señala que siempre podías escuchar sus “raíces del góspel” (música evangélica) en su interpretación.

 

Llevar el R&B al mainstream

 

I Will Always Love You sigue siendo el sencillo más vendido de Houston, pero ya había disfrutado de siete años de éxito mundial cuando lo lanzó. Entre 1985 y 1987, obtuvo un récord de siete números 1 consecutivos en el Top 100 de Billboard con canciones que incluyen Saving All My Love for You, I Wanna Dance with Somebody (Who Loves Me) y So Emotional.

“Whitney fue la abanderada de una línea de grandes cantantes de R&B, desde los 60 con Dionne Warwick y Aretha Franklin hasta los 70 con Gladys Knight y Patti Labelle”, afirma David Grant. “Pero lo que hizo fue llevar el R&B a un mercado más grande que cualquiera de ellos.

Sin Whitney, podría decirse que no habría habido un mercado masivo para Mariah Carey, Christina Aguilera, Beyoncé o Jennifer Hudson”.

 

No todos la amaban

 

El éxito de Houston como artista, que podía cantar música pop, soul, rock, R&B y dance, no tenía precedentes en ese momento, pero no era popular en todos los ámbitos.

Los miembros de la audiencia la abuchearon en los Soul Train Awards de 1989, una ceremonia que reconoce lo mejor de la música soul, R&B y hip-hop.

Houston abordó este momento increíblemente incómodo en una entrevista de 1991 en The Arsenio Hall Show, diciendo: “Creo que tengo muchas críticas sobre ‘Yo canto demasiado blanco’ o ‘Yo canto… blanco’ o algo así”. Ella agregó desafiante: “Canto de la manera en que Dios quiso que cantara y estoy usando lo que él me dio y lo estoy usando lo mejor que puedo”.