Misil ruso impacta en  escuela con 400 refugiados adentro

0
777
Misil ruso impacta en escuela con 400 refugiados adentro
Misil ruso impacta en escuela con 400 refugiados adentro

Una escuela de arte en la ciudad portuaria de Mariúpol donde se refugiaban 400 personas fue bombardeada por las fuerzas rusas este sábado, según denunció el ayuntamiento de esa ciudad, en el sureste de Ucrania. En una actualización, los funcionarios locales dijeron que el edificio fue destruido y que hay mujeres, niños y ancianos atrapados bajo los escombros. Todavía no hay información sobre personas fallecidas en el ataque.

LOS FUNCIONARIOS LOCALES DIJERON QUE EL EDIFICIO FUE DESTRUIDO Y QUE HAY MUJERES, NIÑOS Y ANCIANOS ATRAPADOS BAJO

El miércoles, un teatro en el centro de la ciudad fue bombardeado, a pesar de que estaba claramente marcado como un refugio civil, con la palabra “niños” en ruso escrita en el suelo, fuera del edificio, según mostraron imágenes satelitales. El sótano del teatro resistió el ataque y unas 130 personas abandonaron el lugar. Pero se estima que quedan ahí 1.300 civiles más, en su mayoría mujeres, niños y ancianos.

El sábado, el alcalde dijo que los combates en la zona estaban obstaculizando los esfuerzos para rescatarlos. Por su parte Rusia niega haber atacado sitios civiles. Sin embargo, las imágenes de Mariúpol muestran barrios enteros en ruinas, con innumerables bloques de viviendas y otras instalaciones no militares, incluido un hospital y una iglesia, destruidos por los bombardeos.

Leer también [Presidente de Ucrania estaría en los Premios Óscar]

Muchos tratan de sobrevivir sin electricidad, gas, agua corriente y otros suministros vitales.

También hay reportes de una planta siderúrgica que habría sido destruida por los bombardeos rusos. La fábrica de siderurgia y metalurgia Azovstal es una de las más importantes de Europa. Moscú lleva dos semanas tratando de capturar Mariúpol, un emplazamiento clave a orillas del mar de Asov.

Es una ciudad pequeña pero estratégica para Rusia, pues le permitiría tener un corredor terrestre entre las regiones orientales de Donetsk y Luhansk, controladas por separatistas respaldados por Rusia, y Crimea, la península que Rusia invadió y se anexionó en 2014.

 

¿Por qué Moscú no ha logrado controlar los cielos del país vecino pese a tener una de las fuerzas aéreas más grandes del mundo?

Más de tres semanas después del inicio de la invasión el 24 de febrero, Rusia no ha sido capaz de controlar los cielos del país vecino, pese a tener una de las fuerzas aéreas más grandes del mundo. Ha ido contra todos los pronósticos: cuando las tropas del Kremlin se aglomeraban alrededor de Ucrania en los meses pasados, la inteligencia occidental y expertos de todos lados coincidían en que sería cuestión de dos o tres días hasta que los aviones de guerra ruso impusieran su supremacía sobre el espacio aéreo del país vecino.

Walter Dorn, profesor de Estudios de Defensa del Royal Military College of Canada (RMC), dice que el control de los aires es una de las bases fundamentales de toda guerra moderna, dado que garantiza el avance de las tropas por tierra y limita fuertemente el movimiento de las fuerzas enemigas.

En un informe publicado la pasada semana, el Royal United Services Institute (RUSI), el principal grupo de expertos en defensa y seguridad de Reino Unido, señalaba que, tras el inicio de la invasión, destruir las defensas aéreas ucranianas era “el próximo paso lógico y ampliamente anticipado, como se ha visto en casi todos los conflictos militares desde 1938”.

Sin embargo, esto no ha ocurrido y el ejército ucraniano, aunque ha sufrido también numerosas pérdidas, ha anunciado que ha derribado numerosos aviones rusos a lo largo de los combates.

 

Superioridad aérea

De acuerdo con Dorn, la supremacía aérea “significa el control total de los cielos”, incluida la capacidad de volar en cualquier lugar, en cualquier momento, con poco o ningún riesgo de ser derribado. “La supremacía del aire brinda el beneficio de una tercera dimensión del espacio. Y también niega ese beneficio al enemigo”, explica.

Los expertos militares coinciden en que Rusia tenía la capacidad militar de controlar rápidamente los cielos de Ucrania dado su poderío militar. De acuerdo con datos de Global Firepower, la VKS -la fuerza aérea de Rusia- es la tercera más grande del mundo, solo superada por las de EE.UU. y China. Al inicio del conflicto, Moscú contaba con 1.391 aviones de guerra (frente a 132 de Ucrania) y 948 helicópteros (los ucranianos solo tenían 55).

Sin embargo, analistas militares y reportes de inteligencia sugieren que el Kremlin, por motivos que no están claros, decidió no desplegar una gran avanzada de su fuerza aérea en Ucrania.

“Parece bastante obvio ahora que Rusia creyó que podría tomar Ucrania mucho más fácilmente, que no iban a encontrar la resistencia que ha tenido”, señala Dorn.

“Esta suposición, al parecer, los llevó a no tener las fuerzas aéreas listas para ser desplegadas, aunque también hay reportes que indican que hay cierto temor entre los generales rusos de causar grandes pérdidas a su costosos aviones”, agrega.

 

Falta de claridad

De acuerdo con Dorn, otro posible factor es que existe evidencia de que las tropas rusas no tenían claro el tipo de misión al que se enfrentaban. “Todo indica que los rusos les dijeron a sus efectivos que iban a realizar ejercicios y luego se han visto por sorpresa en el fuego real. Esto tiene un impacto tanto psicológico como táctico, porque las fuerzas no estaban totalmente preparadas para hacer este tipo de cosas”, señala.

En ese sentido, Cafarella cree que el factor moral, un elemento decisivo en el campo de batalla, también puede estar jugando de forma diferente en los dos bandos.