Muere James Caan, 50 años después de ser acribillado en ‘El Padrino’

0
140
James Caan
James Caan

El actor, que seguía en activo, ha fallecido a los 82 años después de rodar más de 130 título James Caan, actor de larguísima trayectoria, en la que destaca por méritos propios ‘El Padrino’, ha fallecido a los 82 años. El personaje creado por Mario Puzo lo hizo inmortal bajo la dirección de Francis Ford Coppola, aunque en la cinta muere acribillado con una violencia que impresiona. Su carrera incluye otros títulos fabulosos, como ‘El Dorado’, y decenas de películas interesantes.

EL IRASCIBLE Y PROTECTOR ‘SANTINO CORLEONE’, TENÍA 82 AÑOS Y UNA VIDA LLENA DE MOMENTOS DE GLORIA Y AUTODESTRUCCIÓN

El intérprete, nacido en el Bronx neoyorquino el 26 de marzo de 1940, murió ayer, pero la noticia se ha conocido este jueves gracias a su cuenta de Twitter: «Con gran tristeza les informamos del fallecimiento de Jimmy en la tarde del 6 de julio. La familia agradece las muestras de cariño y las sinceras condolencias y pide que se siga respetando su intimidad durante este difícil momento».

Caan será siempre recordado por su papel en ‘El Padrino’, como todos los que participaron en la película, pero en su filmografía sobresalen títulos como ‘El Dorado’ (1966), ‘Un puente lejano’ (1977), ‘Jardines de piedra’ (1987) y ‘Misery’ (1990). En televisión, destaca su participación en la serie ‘Las Vegas’, entre 2003 y 2007.

Sobre el rodaje de ‘El Padrino’, que en 1972 no ha parado de festejar su medio siglo de vida, se han escrito multitud de historias, alguna de ellas protagonizada por James Caan, en principio seleccionado para hacer de Michael Corleone, papel que lanzó la carrera de Al Pacino. El actor cuenta que es cierto que el estudio quería despedir a Coppola y que todos sabían el peligro que corría el cineasta, pero sostiene que no lo habrían permitido. «Había mucha presión. Un día, Francis y Gordon Willis –director de Fotografía– tuvieron una gran pelea. Enorme. Se tiraban los muebles y cosas así. Supongo que hay una pelea así en cada rodaje. Pero no habríamos seguido en la película si hubieran echado a Francis. Habríamos tirado a su sustituto por la ventana del piso 30».

James Caan estuvo nominado al Oscar (el lector ya sabe por qué película), al Emmy y cuatro veces al Globo de Oro, pero no logró ninguno de estos galardones. Tampoco fue un actor especialmente apreciado por la crítica, pese a su presencia imponente y a que sabía cómo quedar bien delante de la cámara. Su cuerpo denotaba que había sido un deportista y, en efecto, jugó al fútbol americano en la Universidad pública de Míchigan y luego fue aficionado a las artes marciales.

James Edmund Caan era hijo de inmigrantes judíos procedentes de Alemania. En Nueva York se graduó en la escuela de interpretación Neighborhood Playhouse y entre sus profesores tuvo a Sanford Meisner, que desarrolló su propio método después de haber aprendido de Lee Strasberg, uno de los precursores del ‘Método’ de Stanislavski.

Leer también [Erika Villalobos no descarta regresar con Aldo]

‘El Dorado’

Su otra obra maestra es ‘El Dorado’, fabuloso wéstern de Howard Hawks en el que estuvo acompañado por Robert Mitchum y John Wayne, quien según desveló Caan hacía trampas en las partidas de ajedrez que jugaban en los descansos del rodaje.

El público también recuerda lo mal que lo pasaba su personaje en ‘Misery’, dirigida por Rob Reiner, donde daba vida a un escritor secuestrado por una admiradora demasiado vehemente, Kathy Bates, salida de la mente de Stephen King, que adaptó con brillantez William Goldman.

Con Coppola trabajó en otros tres títulos, ‘El Padrino. Parte II’, ‘Llueve sobre mi corazón’ y ‘Jardines de piedra’, buenas películas estas dos últimas que no lograron el mismo reconocimiento. En la secuela de ‘El Padrino’, como es natural, su participación fue residual.

Después de hacer algunas obras de teatro, Caan logró sus primeros papeles para la pantalla en series de televisión, alguna tan conocida como ‘Los intocables’. En el cine, debutó sin acreditar en otra joya del séptimo arte, ‘Irma la dulce’ (1963), de Billy Wilder. Siguieron varias series más, hasta que apareció, con un papel protagonista, en ‘Una mujer atrapada’ (1964), al lado de Olivia de Havilland.

Después de sus primeras películas con Coppola, en los 70 protagonizó títulos de otros grandes directores, como ‘Perdida en la ciudad’ y ‘Funny Lady’ (Herbert Ross), ‘Rollerball, ¿un futuro próximo?’ (Norman Jewison), ‘Los aristócratas del crimen’ (Sam Peckinpah), ‘La última locura’ (Mel Brooks), ‘Un puente lejano’ (Richard Attenborough). Incluso Claude Lelouch lo llamó para ‘Otro hombre, otra mujer’, una secuela que no estuvo a la altura del original. La década culmina con ‘Llega un jinete libre y salvaje’ (Alan J. Pakula) y la rara comedia de Steven Spielberg ‘1941’.

Los 80 fueron menos productivos para él, pese a ‘Ladrón’, de Michael Mann, y la citada ‘Jardines de piedra’, con la que Coppola lo rescataba de su periodo más negro, por la muerte de su hermana y su propia caída en el consumo de drogas. ‘Misery’, ya en 1990, puede que sea su última gran película, en una época en la que empezaban a escasear los buenos papeles como protagonista principal.

James Caan se casó cuatro veces, con Dee Jay Mathis (1961-66), Sheila Marie Ryan (1975-76), Ingrid Hajek (1990-94) y Linda Stokes (1995- 2017). De sus cinco hijos, solo Scott Caan se dedicó a la actuación.