Peruana pide ayuda para recuperar a sus hijos que le quitaron en Francia

0
1002
Peruana pide ayuda para recuperar a sus hijos que le quitaron en Francia
Peruana pide ayuda para recuperar a sus hijos que le quitaron en Francia

En febrero del 2020, Katherinny Elizabeth Purilla Aragón, dio a luz a su bebé en un hospital de Francia. La alegría indescriptible que vive toda madre, de tener su primogénito en sus brazos, apenas le duró pocas horas. Sin conocer el idioma y prácticamente sola en tierras extrañas, Katherine cayó en manos de unas inescrupulosas personas que aparecieron en el nosocomio con el argumento de “ayudarla”.

SOSTIENE QUE BAJO UNA FALSA AYUDA SOCIAL, LE DESPOJARON A SUS HIJOS

Ese día le quitaron al hijo que llevó por nueve meses en sus entrañas y hoy vive un tremendo drama tratando de recuperar a sus hijos, sin el apoyo de la delegación diplomática peruana. Es así que pide a las autoridades peruanas que la ayuden para que la repatrien junto con sus hijos. Puesto que no hay ningún lazo, ni vínculo para que sean retenidos en Francia.

El vía crucis que vive Katherinny Purilla Aragón, se remonta a fin del año 2019, cuando con siete meses de gestación, viajó a Francia para reencontrarse con su madre, quien vive en ese país hace 20 años, y pasar las fiestas de fin de año. Según reveló ella misma, el propósito de su periplo al otro lado del Atlántico era dar a luz y estar en compañía de su mamá hasta que su bebe tuviera tres meses de nacido para regresar al Perú. Sin embargo, no fue así.

Según refiere Katherinny, personas pertenecientes a una organización financiada por el estado francés, le arrebataron a su bebé “con el pretexto de brindarle una ayuda, pero luego se negaron a entregárselo argumentando, falsamente, que ella era una extranjera que no podía criar a su hijo por sufrir carencias.”

Estas personas, según comenta, supuestamente, querían ayudarla. Le dijeron que era un sistema de “acompañamiento” y le dijeron que pertenecían a la organización que se hace llamar l’ASE, “Ayuda Social a l’Enfancia”. La sorpresa fue que en ningún momento le explicaron claramente que ella estaba entregando a su hijo a la citada organización.

“El 03 Junio del 2019 me robaron a mi bebé  judicialmente o mejor dicho socialmente. He trabajado mucho para demostrar que económicamente puedo darles una vida cómoda pero aún así no me lo han devuelto, tengo apartamento propio a mi nombre, pero no han devuelto a mi hijo. He presentado documentos conjuntamente con pruebas médicas de buena de salud, pero no me lo han devuelto”, cuenta Katherinny.

Leer también [Rusia suspende tratado de desarme nuclear con EE.UU.]

A través de una comunicación telefónica, entre sollozos, señala “mi hijo se llama Charles Marie Purilla Aragón nació el 23 de enero del 2019, tiene 3 años y medio y mi hija María Karla Purilla Aragón, nació el 27 enero de 2021, de 1 año y medio. Di a luz en el Hospital CHU de la Ciudad de Grenoble, Francia”.

Su bebé está inscrito, según comenta, como peruano desde finales de 2020. “Pero a pesar de presentar documentos, hasta ahora los servicios sociales no responden para que él obtenga la nacionalidad peruana como corresponde. No responden las cartas ni de los abogados, ni de las consultas, ni de la familia. Tengo el acta de nacimiento del niño.”, refiere.

 

Autoridades francesas no le hacen caso

Señala, igualmente, que bajo el pretexto de una Ayuda socio-educativa, J’arrive pas longtemps à la maison, sus niños siguen raptados por ese sistema. Y es que  el drama de Katherinny, no terminó ahí, pues según narra; ella volvió a salir embarazada, “pensando en llenar ese vacío. Pero, todo se repitió y vinieron al hospital a retirar el bebé, con total impunidad. Se dicen llamar  l’ASE ” Ayuda Social a l’Enfancia”

Sostiene, además, que en Francia la Ley no le permite denunciarlos. “Aquí no aceptan que se les denuncie porque se llama la Ayuda Social a l’Enfancia y dicen hay que cooperar. No se pueden denunciar a servicios públicos. Son sus Leyes impuestas bajo una “Ayuda Social que se imponen a los padres”. La ayuda que ofrecen estos lugares son para franceses y extranjeras indocumentados. La mayoría cogen a los niños de las madres extranjeras.”, refiere desesperada, esperando que las autoridades peruanas atiendan su clamor.