Después de una década condenan a miembros del cártel de “Los Zetas”

0
64
Cártel de “Los Zetas”
Cártel de “Los Zetas”

Tuvieron que pasar 11 años para que las autoridades mexicanas condenaran a cinco integrantes de cártel de “Los Zetas”. Ellos cayeron por el 20100 en tras una persecución por estar vinculados con el narcotráfico bajo el mando de Jonathan Hernández Pérez, “Comandante Franky” jefe de sicarios en Puebla.

LOS DELINCUENTES SE ESTABLECIERON EN TLAXCALA Y PUEBLA DONDE EJECUTABAN, ASESINABAN, SECUESTRABAN Y DISTRIBUÍAN DROGAS

Los sentenciados son Micaela Ortiz Gayoso (29 años de prisión y multa de 84 428 pesos mexicanos),Fulvia Carolina Cruz Hernández (23 años y $77 129), Ricardo Reyes García “El Gordo” (22 años y $72 608), Rocío González Pichardo (19 años y $70 811) y Laura Medina Hernández “La Gorda”.

A todos los encontraron con armamento, dinero en efectivo y drogas. La Fiscalía General de la República precisó que los procesaron por delitos de delincuencia organizada, contra la salud, operaciones con recurso de procedencia ilícita, portación de armas de fuego y posesión de cartuchos.

Según las investigaciones de los oficiales, los cuatro colaboraron con el cártel del Golfo entre los años 2000 y 2010, cuando “Los Zetas” eran el brazo armado y estaban situados en todo el país. Por su parte, Hernández Pérez y Joaquín Martínez Hernández recibieron sus respectivas condenas tiempo atrás.

Transitaban en un auto sospechoso sin placas

La Secretaría de Seguridad reveló que la Policía Federal avistó a los detenidos en un auto sin placas por las zonas de San Martín Texmelucan y Tlaxcala. Por el kilómetro 192 de la carretera México – Piedras Negras les marcaron el alto, pero los malhechores hicieron caso omiso y escaparon a toda velocidad.

Ni bien inspeccionaron la unidad, dos personas salieron armados, pero los detuvieron en el acto, antes de producirse un feroz tiroteo. Dentro del medio de transporte llegaron a decomisar bolsas de cocaína, cargadores, un arma de largo alcance, todo perteneciente al poderoso “Comandante Franky”.

Inmediatamente se produjo otra persecución en un presunto intento de rescate al entrar en escena una camioneta que se acercaba a los agentes. También fueron neutralizados y les decomisaron dinero en efectivo, ropa táctica, celulares y dos paquetes con la ilícita sustancia blanca en polvo.

Fue así que Micaela, Fulvia, Ricardo y Laura fueron arrestados con Jonathan (o Jonathan Vargas Torres) y Joaquín Martínez Hernández (o Juan Carlos Huerta Hernández), más conocido en la organización como “El Güero”. Los dos últimos recibieron sus sentencias durante el mes de julio del año pasado.

“Franky” coordinaba los secuestros y asesinatos

Para las autoridades, el “Comandante” era el operador de “Los Zetas” que se gestionaba la logística de la distribución de la droga, los secuestros y los asesinatos en Tlaxcala.“El Güero” tenía la labor de resguardar las casas y transportaba los autos robados a los distintos estados de México.

El “Cártel del Golfo” disputaba unos territorios contra el “Cártel de Sinaloa”, cuando Felipe Calderón empezaba su mandato. Ante esa situación tuvieron al grupo de Hernández Pérez como sus guerrilleros y rápidamente armaron un batallón de 300 hombres que estaban dispuestos a matar para sobrevivir.

Sin embargo, tiempo después, para 2007, la banda fundada por Juan García Ábrego comenzó a distanciarse de“Los Zetas”luego de la extradición de Osiel Cárdenas Guillén. Finalmente, en 2010 dejaron de trabajar juntos, cuando los liderados Lazcano tenían presencia en unos 405 municipios de México.

“Los Zetas” siguieron su propio camino delictivo

Pese a la ruptura, el cártel continuó en el mundo sombrío sembrando terror y perpetrando actos de violencia despiadada que el país no había visto antes. Al inicio la conformaron 31 desertores del Ejército y controlaron las zonas como los militares, pues contaban con armas e inteligencia de la institución.

En su momento más glorioso llegaron a formar vínculos para enviar droga a Centroamérica y Colombia. Incluso formaron conexiones conpoderosos capos de Italia, Venezuela, África Occidental y Estados Unidos.

Desde el 2012 se dividieron en el “Cártel del Noreste”, liderados por “La Tropa del Infierno”, y “Los Talibanes”, al mando de Raúl Velázquez Caballero, hijo de Iván Velázquez, actual heredero de una agrupación terrorista de Afganistán.