Esposa de “El Chapo” Guzmán, queda en libertad en EE.UU.

0
1973
Emma Coronel Aispuro, la tercera esposa del antiguo líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín El Chapo Guzmán
Emma Coronel Aispuro, la tercera esposa del antiguo líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín El Chapo Guzmán

ENMA CORONEL PASÓ 2 AÑOS Y MEDIO EN PRISIÓN POR NARCOTRÁFICO Y LAVADO DE DINERO

Emma Coronel Aispuro, la tercera esposa del antiguo líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín “El Chapo” Guzmán, quedó en libertad en Estados Unidos tras cumplir dos años y medio de prisión de los tres a los que fue condenada en el año 2021. Así lo confirmó el Buró Federal de Prisiones (FBOP, por sus siglas en inglés), quien señaló que abandonó las instalaciones penitenciarias ubicadas en San Pedro, una comunidad costera al sur de Los Ángeles.

Coronel, una exreina de belleza que se casó con el Chapo —cuyo nombre real es Joaquín Guzmán Loera— en el año 2007, el día en el que cumplió 18 años, fue arrestada en el Aeropuerto Internacional Dulles, cerca de Washington, en febrero de 2021, dos años después de que su marido fuera sentenciado a cadena perpetua por un tribunal de Nueva York.

Tras declararse culpable como parte de un acuerdo alcanzado con los fiscales federales, en noviembre de ese año fue condenada a prisión por ayudar a operar el imperio criminal multimillonario de su marido y por participar en su espectacular fuga de la cárcel después de que fue capturado en 2014.

Y el pasado junio esta mujer de 34 años fue trasladada de la cárcel de Texas en la que cumplía su pena a una casa de transición en el sur de Los Ángeles, en California, un centro en el que los internos reciben asesoría y apoyo para su progresiva reinserción en la sociedad. Ahora deberá permanecer durante cuatro años en libertad bajo supervisión.

 

“Verdadero arrepentimiento”

La figura de Coronel, que tiene doble nacionalidad mexicana y estadounidense, despierta tanta fascinación pública como la de su marido. Es algo que dejó en evidencia la gran atención mediática que generó el juicio en su contra en el 2021.

“Me dirijo a ustedes para expresar mi verdadero arrepentimiento por cualquier daño que haya podido causar y les pido, a todos los ciudadanos de este país, que me perdonen”, dijo en aquella audiencia ante el Tribunal Federal de Distrito de la capital estadounidense.

Y al juez Rudolph Contreras en particular le imploró que no tomara en cuenta el hecho de que era la esposa de un narcotraficante conocido.

“Quizás por eso sienta la obligación de ser más duro conmigo”, le dijo. “Pero le ruego que no lo haga”.

Coronel se declaró culpable de los delitos federales que enfrentaba y fue sentenciada a tres años pese a que la Fiscalía pedía cuatro.

Algunos expertos en el sistema legal la consideraron una pena muy blanda para alguien que había colaborado con una organización como el Cartel de Sinaloa.

Leer también [Piloto ruso intentó derribar avión de la Fuerza Aérea británica]

El “amor de la vida” de “El Chapo”

Coronel nació en Santa Clara, California, pero creció en la ranchería de La Angostura, un lugar con apenas unas decenas de habitantes en la región del norte de México conocida como “el Triángulo Dorado” del narcotráfico.

Conoció a Guzmán, con quien tiene dos hijas mellizas, cuando apenas tenía 17 años.

Y según afirman investigadores del narcotráfico mexicano, como el periodista y escritor José Reveles, pronto se convirtió en “el amor de la vida” del capo.

“A mi esposa hasta el día de hoy no se le ha permitido que me visite. No se me ha permitido abrazar a mis hijas. Ha sido una tortura las 24 horas emocional, psicológica y mental. Es lo más inhumano que he pasado en mi vida”, protestó “El Chapo” en la audiencia de 2019 donde se conoció su condena. Coronel asistió a aquella sesión, como a las del juicio en su contra, elegantemente vestida y enjoyada.

Como parte de su acuerdo de culpabilidad con los fiscales, Coronel había admitido haber actuado como mensajera entre Guzmán y otros miembros del Cartel de Sinaloa mientras el capo estaba recluido en la prisión mexicana del Altiplano tras su detención en 2014.

Guzmán utilizó esas comunicaciones para planear su fuga de 2015 de la prisión, al norte de Toluca (México), a través de un túnel subterráneo construido por el cártel que conducía a la ducha de su celda.