Film “El hoyo” refleja lo que ahora vivimos con el coronavirus

0
316

Imagina que el actual encierro por el coronavirus, ese del que te quejas muchas veces, tuviera condiciones mucho más extremas, por ejemplo, que esas peleas que se veían en supermercados para llevarse papel higiénico a casa lo fueran para conseguir algo mucho más vital: comida. De esa lucha por sobrevivir en un terrorífico encierro trata la película española “El hoyo”.

Y no es de extrañar. Dada la situación actual, muchos la consideran la película de moda de esta pandemia al conseguir estremecer y hacerte reflexionar sobre cuál sería nuestra reacción como sociedad ante una cuarentena mucho más drástica.

“El Hoyo” es la historia de una tenebrosa prisión con cientos de pisos, pues los que están más abajo sobreviven gracias a lo que les sobra a los de arriba. Pero, cada mes, su suerte cambia por completo cuando los trasladan de piso aleatoriamente.

“Si en vez de comida, en nuestra plataforma hubiéramos puesto papel higiénico o mascarillas, estaríamos hablando de lo mismo: del egoísmo que subyace en lo más profundo de nuestros corazones”, dice Galder Gaztelu-Urrutia director de la película.

Asimismo, en la película no faltan los que intentan distribuir la comida de manera equitativa como Imoguiri (uno de los protagonistas), quien trata de impulsar una revolución pacífica para que también los de los pisos más bajos puedan alimentarse.

Lo hace apelando a una “solidaridad espontánea”, la misma que hoy podríamos identificar en los llamados a quedarnos en casa a fin de evitar contagiar a otras personas, por mucho que nosotros estemos sanos y no pertenezcamos a grupos de riesgo, pero que no hacemos caso.

Como el resto de la película, el final de “El hoyo” no deja a nadie indiferente al quedar abierto a diversas interpretaciones.

Pues, Goreng consigue llegar en la plataforma hasta el piso más bajo y rescatar a una niña para que pueda subir hasta el primer nivel. Ella es “el símbolo”, algo así como la metáfora de que la humanidad no está perdida del todo en una realidad tan desgarradora.

Es por eso, que las teorías del público van desde creer que Goreng está muerto y sueña ese encuentro con la pequeña, hasta quienes consideran que representa que los niños son el futuro y los únicos que podrán cambiar el sistema actual.