La preocupante demanda turística de droga en la costa caribeña de México

0
274
Policía mexicana
Policía mexicana

El problema comenzó, como suele ocurrir aquí, cuando los turistas pidieron al personal del hotel que les ayudara a comprar cocaína.

LA VIOLENCIA DE LOS CÁRTELES NARCO SE TRASLADO A LOS DESTINOS MÁS POPULARES DE MÉXICO

Es una petición lo suficientemente común en toda la Riviera Maya de México como para que los empleados del Hyatt Ziva supieran cómo complacer a su clientela. Llamaron a algunos traficantes locales, según los funcionarios de seguridad que investigaron el incidente.

Pero los traficantes que llegaron al complejo turístico junto a la playa, a las afueras de Cancún, el mes pasado, procedían de cárteles rivales, que forman parte del caleidoscopio de grupos criminales que han convergido en el corredor turístico más concurrido de México. En cuestión de minutos comenzó el tiroteo. Las imágenes de seguridad muestran a los atacantes corriendo desde la playa hacia el hotel de 400 dólares la noche, y a los turistas en traje de baño buscando refugio en los pasillos.

Fue una prueba más de que la única razón por la que los cárteles están aquí es por la enorme demanda de drogas, especialmente entre los turistas”, dijo Lucio Hernández Gutiérrez, jefe de seguridad del estado mexicano de Quintana Roo. “Es algo muy difícil de detener”.

El hotel niega que se deba culpar a su personal del ataque.

Sugerir que nuestro personal estuvo, de alguna manera, involucrado o tiene un nivel de responsabilidad por un incidente que comenzó en una playa pública es infundado y sin mérito”, dijo Dean Sullivan, un portavoz de Playa Hotels & Resorts, que administra el Hyatt.

En las últimas semanas, algunos de los destinos más famosos de la costa caribeña de México han sido testigos de alarmantes muestras de violencia, choques todavía raros entre los profundos problemas de seguridad del país y sus relucientes atracciones turísticas. Muchos han señalado estos incidentes como una muestra de la anarquía de México. Pero las autoridades mexicanas dicen que esa crítica no tiene en cuenta la forma en que la creciente demanda de drogas por parte de los turistas ha envalentonado a los cárteles que les venden.

En Tulum, un turista alemán y otro indio fueron asesinados por hombres armados en octubre. En noviembre, el tiroteo en el Hyatt salvó a los turistas, pero dejó a dos aparentes miembros del cártel muertos. Este mes, los pistoleros llegaron a una conocida playa de Cancún en motos acuáticas en otro aparente intento de asesinato selectivo. Dispararon sus armas antes de adentrarse en el Caribe. No hubo heridos.

En respuesta a esta serie de incidentes, México puso en marcha este mes un “Batallón de Seguridad Turística”, enviando a más de mil soldados y policías para patrullar sus playas más visitadas y sus populares clubes nocturnos y bares. Las autoridades mexicanas también han explorado discretamente formas de disminuir la demanda de drogas entre los turistas sin detenerlos ni desanimarlos a visitarlos, un equilibrio delicado.

Funcionarios de Quintana Roo se reunieron recientemente con representantes del consulado de Estados Unidos y diplomáticos de más de una docena de países extranjeros.

“El mensaje fue: “Queremos el turismo, pero recuerden que aquí es ilegal comprar drogas”, dijo Hernández Gutiérrez.

Preguntado por la reunión, el portavoz de la Embajada de Estados Unidos, John Vance, dijo que los funcionarios estadounidenses “se reúnen frecuentemente con funcionarios mexicanos para asegurarse de que proporcionamos información precisa y oportuna que ayude a garantizar la seguridad [de los ciudadanos estadounidenses]”.

El Batallón de Protección al Turista ya ha detenido a docenas de traficantes de drogas de bajo nivel. La mayoría son hombres jóvenes de los estados circundantes, algunos de los más pobres de México.

Esos traficantes son sustituidos casi inmediatamente. Los visitantes que caminan por la Quinta Avenida de Playa del Carmen, por ejemplo, siguen siendo recibidos por un coro de ofertas: “Oye, amigo, ¿quieres hierba? ¿Un poco de coca?”. O la más sutil: “¿Quieres fiesta?” – con un dedo señalando una fosa nasal.

Sabemos que no es fácil cortar la oferta, mientras haya demanda”, dijo Hernández Gutiérrez.

En Tulum, los turistas asesinados en octubre parecen haber quedado atrapados en un tiroteo entre dos grupos locales, Los Pelones y Los Compich. Las autoridades señalaron que los pistoleros de uno de los grupos detectaron a un traficante rival en un bar popular llamado La Malquerida.

Los turistas, lamentablemente, quedaron atrapados en medio”, dijo Óscar Montes de Oca Rosales, fiscal general de Quintana Roo.

Estos grupos han estado en el centro de la creciente demanda de drogas por parte de los turistas en Tulum, donde en los últimos años ha surgido una cultura de fiesta clandestina, junto con retiros de bienestar y clases de yoga.

En noviembre, por ejemplo, se produjeron dos homicidios en gimnasios distintos de Cancún. Varios tiroteos se produjeron a lo largo de la carretera principal de La Luna, a seis kilómetros de la famosa franja de hoteles de playa de la ciudad. Más al interior, los cuerpos de tres víctimas fueron encontrados enterrados detrás de un taller de reparación de automóviles.

El 27 de noviembre, una cantante cubana, Dayami Lozada, fue asesinada a tiros por dos pistoleros en una motocicleta. Aunque Lozada actuaba en bares turísticos, fue asesinada -como la mayoría de las víctimas- en una zona de la ciudad poco visitada por los extranjeros.

En Tulum, algunos de los crímenes más violentos de la ciudad se producen en asentamientos informales, conocidos localmente como invasiones, donde los traficantes de drogas conviven con los empleados de hoteles y restaurantes, que luchan por encontrar un lugar donde vivir debido a los elevados precios de la vivienda.

A diferencia de otros estados de México, donde las bandas luchan por el control del territorio para poder trasladar la droga hacia la frontera con Estados Unidos, la costa de Quintana Roo ya no es una de las principales rutas del narcotráfico. Su valor es como mercado: una burbuja de demanda extranjera de drogas dentro de México. Por esa razón, dicen las autoridades, las dos mayores organizaciones de narcotraficantes de México, el Cártel de Sinaloa y el Cártel de Jalisco Nueva Generación, ambos con sede en el otro lado del país, han enviado cientos de soldados de a pie al estado.

Este mes, las autoridades estatales siguieron la pista de un convoy de 50 pistoleros del cártel de Jalisco que entraban en Quintana Roo.

Más de 18 millones de turistas visitaron el estado entre enero y octubre de 2021. Más de 3 millones de ellos eran estadounidenses. Debido a que México no ha impuesto casi ninguna restricción de viaje relacionada con la pandemia, ha sido un destino particularmente atractivo para aquellos que buscan un descanso de las cuarentenas. El sábado pasado fue el segundo día de mayor actividad en la historia del aeropuerto de Cancún.

El turismo aporta más del ocho por ciento del PIB de México. En Cancún, la contribución es de aproximadamente el 50 por ciento.

Millones de turistas conocerán ciudades como Cancún y Tulum sin que se note la violencia que asola gran parte de México. El país ha registrado este año más de 30.000 homicidios, por cuarto año consecutivo.

En otros lugares de México, las autoridades han visto cómo la violencia puede destruir un importante destino turístico.

Cuando los asesinatos aumentaron en Acapulco, convirtiendo a la ciudad en la capital de los asesinatos de México, el turismo internacional se desplomó. El número de visitantes extranjeros cayó un 63% entre 2012 y 2017.

La violencia allí también fue causada en parte por los cárteles que luchan por vender drogas a los turistas. Al igual que en Quintana Roo, los homicidios se concentraron lejos de los puntos de interés turístico, pero los pocos incidentes que llegaron a los hoteles y restaurantes fueron suficientes para ahuyentar a muchos posibles visitantes.

Sabemos cuánto depende de nuestra capacidad para hacer que los turistas se sientan seguros”, dijo Andrés Aguilar, secretario de turismo de Quintana Roo. (c) 2021, The Washington Post.