Ocho policías serán investigados por fallecidos en manifestaciones

0
15
Manifestaciones en el centro de Lima
Manifestaciones en el centro de Lima

Ya buscan a los responsables. El general Víctor Zanabria Angulo, vocero de la Policía Nacional del Perú (PNP), brindó una conferencia de prensa sobre los efectivos y el uso de la fuerza durante las marchas en el Centro de Lima. Indicó que serían entre seis y ocho los policías investigados por el presunto uso de perdigones.

PNP NIEGA EL USO DE PERDIGONES, SIN EMBARGO, NO DESCARTAN LA POSIBILIDAD QUE LOS EFECTIVOS LAS HAYAN COMPRADO

En primer lugar, redujo el espectro de agentes implicados en el uso de sus armas de fuego. No podrían poner bajo tela de juicio a unos dos mil uniformados porque todos no estuvieron en las manifestaciones. Luego, precisó que posiblemente exista una escopeta de caza por cada 12 oficiales.

Bajo la prescripción de que puede haber sido utilizado un perdigón, se reduce a seis u ocho escopeteros que hubo en el lugar y bajo la percepción de que tiene que haber un responsable tendría que ser los jefes operativos que estuvieron en el lugar“, manifestó el general.

La Policía no descarta que ninguna posibilidad, por ello realizarán una pericia para conocer si las billas usadas en las armas de fuego se mantienen intactas. En este caso indica que es imposible que los hombres de verde hayan abierto fuego contra los manifestantes.

El procedimiento indica que no tenemos esto. Podría darse que de alguna escopeta policial se haya utilizado esto, la pericia determinará si esto no se fracciona por el tipo de pólvora que se usa. Se hace la pericia, y si esto se fracciona sería imposible y se descartaría esa posibilidad”, confirmó Zanabria.

Forma de disparar perdigones y bombas

Respecto al protocolo a la hora de disparar, la autoridad especificó que los perdigones tienen que dispararse hacia abajo. Esta sería la forma correcta de ejecutarla para evitar que las personas resulten afectadas en la zona superior de sus cuerpos. Distinto es el caso de las bombas lacrimógenas.

Estas son expulsadas en unos 45 grados. Se busca hacer una parábola a favor del viento para que caigan en las espaldas de los civiles. Cuando están cerca se dispara unos cartuchos de esporas, un “corcho que se va quemando”, el cual no tiene ningún poder de penetración ni impacto.

Además, explicó que un policía tiene que asumir el costo cuando no devuelve un cartucho. “Al momento que termina la operación tiene que internar el mismo cartucho o formular el acta de su consumo adjuntando si es posible el casquillo que queda vacío”, por ello, es posible que algunos los hayan comprado.

Por otro lado, se refirió sobre los protocolos ante este tipo de marchas e intervenciones. “Les informo que nosotros no tenemos protocolos para este tipo de actuaciones, en este accionar para mantener el orden, manifestaciones violentas o intervenciones, se establecen criterios a nivel internacional”, comunicó.

También resaltó que la PNP “no cuenta con canicas o proyectiles de plomo”. Esperarán a las pericias del caso para determinar los verdaderos resultados, pero asumen que todas las hipótesis son aceptables