Pagará $50 millones por decir que la matanza de Sandy Hook fue un teatro

0
183
Alex Jones
Alex Jones

La justicia de Texas ha puesto precio a la desinformación, en una sentencia histórica que podría sentar un precedente para futuros casos de manipulación, difamación y libelo en Estados Unidos. El teórico de la conspiración y conspicuo ultraderechista Alex Jones ha sido condenado a una multa de 45,2 millones de dólares por negar la matanza en la escuela elemental de Sandy Hook, en Newton (Connecticut), que hace diez años se cobró la vida de 26 personas, en su mayoría alumnos. Jones, locutor y creador del podcast InfoWars, sostuvo durante años que todo fue un engaño y que las víctimas mortales eran actores que simularon la masacre.

Leer también [Ayman al Zawahiri, el líder de Al Qaeda asesinado con dron en Kabul]

JUSTICIA HALLÓ CULPABLE AL CONDUCTOR ALEX JONES DE DIFAMAR A LOS PADRES DE UNA DE LAS VÍCTIMAS DE SEIS AÑOS

Denunciado por los padres de uno de los niños, en la primera de las causas vistas para sentencia, un tribunal de Austin (Texas) ya le había condenado el jueves a pagar una indemnización de 4,1 millones a la pareja. Durante el proceso, además, ha quedado al descubierto la ocultación tras sociedades pantalla de la colosal fortuna de Jones, valorada entre 135 y 270 millones de dólares y obtenida gracias a los seguidores de la desinformación y las noticias falsas que propalaba en su canal InfoWars, en su día uno de los más activos en el ámbito de la derecha alternativa.

Un jurado de 12 personas había condenado el jueves a Jones a pagar a Neil Heslin y Scarlet Lewis, los padres de Jesse Lewis, de seis años, 4 millones por difundir teorías de la conspiración sobre el asesinato de los 20 menores y seis empleados de la escuela primaria Sandy Hook, perpetrado el 14 de diciembre de 2012 por Adam Lanza, quien antes había matado a su madre para desembarazarse de obstáculos y que tras la matanza se quitó la vida.

La demostración de la ingente fortuna atesorada por Jones, como el tribunal puso de relieve, empujó al jurado a ampliar la condena con la millonaria sanción (en la terminología legal estadounidense, los daños punitivos anunciados hoy equivalen a una multa o sanción, mientras que los daños compensatorios impuestos ayer intentan compensar a las víctimas, en este caso los padres, de su pérdida o daño). El veredicto pone punto final a un juicio rápido, de apenas dos semanas de duración, en Austin, donde Jones emitía su programa de radio y su web Infowars.

Fueron Heslin y Lewis los que solicitaron también la multa, no solo la indemnización de 4 millones de daño moral por la pérdida de su hijo, aunque reclamaban 150 millones. La pareja contrató a un experto en finanzas para que desmontase la telaraña de sociedades tras la que Jones ocultó su fortuna. Para evitar la reparación material, la empresa de Jones, Free Speech Systems, presentó una declaración de quiebra la semana pasada, un procedimiento muy habitual en Estados Unidos para evadir el pago de una multa o la acción de la justicia, o ambas cosas, véanse los casos de la Asociación Nacional del Rifle (RNA, en sus siglas inglesas) o de Purdue Pharma, la mayor farmacéutica implicada en la crisis de los opioides.

Leer también [Gustavo Petro juró como el primer presidente de izquierda en Colombia]

Heslin y Lewis declararon durante el juicio que los seguidores de Jones los acosaron durante años convencidos por el comunicador de que mentían sobre la muerte de su hijo con fines políticos. Jones intentó desmarcarse de las teorías de la conspiración a la hora de prestar declaración, asumiendo, como había venido haciendo en los últimos meses, y también como principal estrategia de defensa, que lo sucedido en la escuela Sandy Hook fue “100% real”.

También su abogado asumió el miércoles ante el jurado que Infowars había informado “irresponsablemente” sobre la matanza, pero sostuvo como línea defensiva que su cliente no podía ser hecho responsable de las acciones de sus seguidores. El abogado de la acusación particular responsabilizó a Jones de sacar provecho de la muerte del niño en términos de audiencia e ingresos para su canal.

La declaración de quiebra no sólo es una maniobra para ganar tiempo, a juzgar por los propósitos explícitos de Jones, que este lunes dijo a sus oyentes durante una emisión en directo que la presentación del expediente permitirá a la compañía seguir en el aire mientras apela la decisión del tribunal de Austin.

Es decir, ni asomo de propósito de enmienda, pese a que la causa contra él instruida por los padres de Jesse no es la única. La presentación del expediente de bancarrota le permitió frenar una demanda similar por difamación de los padres de otra víctima mortal, en Connecticut, donde, al igual que en Texas, Jones ha sido declarado responsable de difamación.

En pleno proceso de primarias, con el viento a favor para muchos candidatos republicanos que en su día negaron, y aún niegan en algunos casos, la victoria electoral de Joe Biden en noviembre de 2020, el revés judicial para Jones puede sentar precedente o cuando menos servir de aviso para teorías infundadas como la del teatro de Sandy Hook o el robo electoral a Donald Trump por parte de su rival Biden. O el disparatado discurso de los antivacunas, que Jones también contribuyó a difundir con ahínco.