Proveedores no sabían que Qaliwarma repartió alimentos con certificados bambas

0
201

La denuncia la hacen los propios proveedores de estos alimentos al notar – dicen – la incapacidad fiscalizadora del equipo de Qali Warma y la injusticia que se comete al señalarlos como cómplices de falsificación de documentos.

Los productos que adquiere Qali Warma deben pasar por un estricto control de calidad en un laboratorio acreditado por INACAL (Instituto Nacional de Calidad) para obtener su certificación. Los proveedores no pueden enviar sus muestras a un laboratorio de su elección.

Durante todo el año pasado los alimentos, que luego serían entregados a niños de todo el Perú, fueron analizados por Certificaciones Alimentarias Hidrobiológicas y medioambientales S.A.C (CAHM), quienes a su vez tercerizaban su servicio con Certificaciones y Calidad CERTIFICAL S.A.C.

Los proveedores de diversos alimentos obtuvieron sus certificados y las enviaron al equipo fiscalizador de Qali Warma quienes evaluaron y les dieron luz verde para la distribución de sus productos “No hemos tenido ningún inconveniente, hemos entregado nuestra producción hasta noviembre del 2021, y recién se dan cuenta que los certificados eran falsificados… Esto resulta inaceptable para los niños que consumieron los productos con certificación falsa, es una tremenda negligencia” dice Walker Cuba, vocero de los proveedores del programa social.

Según los proveedores, Qali Warma nunca descubrió la falsificación de los certificados, sino que fue el propio Instituto Nacional de Calidad quienes investigaron y descubren la adulteración de documentación que debía acreditar que los alimentos eran aptos para el consumo humano. Por ello, en setiembre del año pasado participaron sin inconvenientes en el proceso para proveer a Qali Warma durante el 2022.

Solo hace unos días, Qali Warma acusa a un grupo de 70 proveedores de falsificación de documentos y por ello les ha resuelto millonarios contratos. Sin embargo, no se ha sancionado ningún funcionario que no detectó a tiempo la documentación falsificada. “Como proveedores no podríamos detectar un certificado falso, porque nosotros recibimos ese documento directamente del laboratorio que ellos nos exigen. Los controles de Qali Warma han sido burlados y no quieren admitirlo. El jefe de este programa, el señor Hinojosa debe renunciar pues han alimentado a miles de niños con alimentos sin certificación de calidad” dice Hernán Vásquez, representante de un consorcio sancionado.