Tercera ola puede llegar a su pico máximo entre febrero y julio

0
234
Coronavirus
Coronavirus

Lamentablemente los contagios de coronavirus en el Perú viene creciendo de manera acelerada. Hoy en día la variante predominante es la Ómicron y esto ha dado paso a la tercera ola de la pandemia. Por su parte, el Ministerio de Salud (Minsa) ha proyectado que cada 2.2 días se dupliquen los contagios. “Es un ascenso vertical. Imaginen la sobrecarga que habrá en los servicios de salud. Una ventaja es tener una vacunación importante, por eso no hay una mortalidad tan alta, pero en la medida de que se incrementen los casos, la posibilidad de pacientes complicados crecerá”.

LA VARIANTE ÓMICRON DEL CORONAVIRUS PREDOMINA EN LIMA

Esta alza también calificada como “masiva” o “explosiva” se ve reflejada en el reciente salto de 26 mil a casi 88 mil contagios de una semana a otra. Ante esto, el Minsa ha planteado tres escenarios sobre la duración de la tercera ola y la llegada a su nivel más alto, lo cual puede suceder entre febrero y julio del 2022. Esto dependerá, entre otros factores, de lo que ocurra tras la segunda semana de este mes, así como el crecimiento en Lima y en el resto de regiones.

El primer escenario se contempla que la tercera ola sea rápida en todo el país y a fines de enero o mediados de febrero se registre el pico de casos y el inicio del descenso. “Se tiene la idea de lo que ocurrió en Sudáfrica. Es un escenario posible, pero no tan probable, porque en ese país se tenía 30% de vacunación. En el Perú se ha avanzado mucho más”, explica César Munayco, director de vigilancia en salud pública del Centro Nacional de Epidemiología (CDC) del Minsa.

Leer también [Ministro de Salud anunció la reducción a 10 los días de cuarentena a causa de la infección por COVID-19]

Asimismo, en un segundo caso se plantea que el alza sea más lenta y que, más bien, se tengan dos picos, similar a lo ocurrido en la primera y segunda ola, dado que la diseminación empieza en Lima, avanza por el norte y luego al resto del país. En este caso, la probabilidad es que el nivel más alto llegue en marzo y abril.

Finalmente, en el tercer escenario, el cual implica mayor retraso, el pico se producirá entre junio y julio para luego comenzar a caer. “Si hay un pico grande, muchos van a enfermar y saturar rápidamente los servicios. En cambio, si no es tan alto y demora en llegar, es mucho más fácil que los servicios se adapten al número de pacientes, en lugar de recibir a todos en un solo momento”, explicó Munayco.