Alejandro Sánchez Sánchez será expulsado al Perú

0
516
Alejandro Sánchez Sánchez
Alejandro Sánchez Sánchez

DUEÑO DE LA CASA DE SARRATEA FUE CAPTURADO EN LOS ESTADOS UNIDOS

  • Ex socio de Pedro Castillo interpuso medida cautelar para evitar regresar al país.
  • Es investigado por ser parte de una organización criminal durante régimen del profesor.

El financista de la campaña presidencial del expresidente Pedro Castillo, Alejandro Sánchez Sánchez, fue capturado por las autoridades policiales en la ciudad de Texas, Estados Unidos, y se dispuso su expulsión del país norteamericano hacia el Perú para que afronte las acusaciones por ser miembro de una organización criminal.

En septiembre del año pasado, la policía estadounidense ya había anunciado su captura. Esto luego de que el financista de la campaña de Pedro Castillo habría intentado cruzar la frontera desde México a Estados Unidos. La Dirección de Investigación Criminal señaló que Alejandro Sánchez salió irregularmente del país y huyó rumbo a México. Al tener una orden de captura, fue retenido y apresado.

Recordemos que Sánchez Sánchez salió a la luz pública luego que se conociera que Pedro Castillo despachaba en su vivienda del distrito de Breña a los pocos días de haber sido electo presidente de la República.

Dicha vivienda fue denominada la ‘Casa de Sarratea’ por estar ubicado en el Jirón Sarratea. En dicha edificación, Castillo recibió visitas de empresarios, ministros y demás funcionarios.

Asimismo, el empresario fue beneficiado por varios contratos y órdenes de servicio cuando Castillo asumió el poder.

Leer también [Gobierno emitió créditos a pescadores artesanales y acuicultores]

Presentó cautelar y pidió silo

En un primer momento, se tenía previsto que el exsocio del golpista pueda ser traído al Perú el día de ayer; sin embargo, se supo que la defensa del apresado presentó una medida cautelar para detener la orden de expulsión desde Estados Unidos.

Con esto se dilata el proceso de expulsión ya que dicha medida deberá ser resuelta en un promedio de 15 días, tal y como señala la legislación norteamericana.

Su defensa ha solicitado asilo político, argumentando persecución; sin embargo, fue rechazado y actualmente se está gestionando su extradición a Perú.