Hospital alemán confirma que opositor ruso ha sido envenenado

0
307
Hospital alemán confirma que opositor ruso ha sido envenenado
Hospital alemán confirma que opositor ruso ha sido envenenado

El opositor ruso Alexei Navalny fue envenenado, confirmó este lunes en un comunicado el hospital berlinés de la Charité, donde se encuentra ingresado desde el sábado. Los resultados clínicos indican “intoxicación con una sustancia del grupo de los inhibidores de la colinesterasa“, destacó la institución médica en un comunicado, donde añade que el veneno específico aún no ha sido identificado por lo que “se ha lanzado un nuevo análisis a gran escala”.

MIENTRAS, LOS MÉDICOS DEL HOSPITAL DE OMSK QUE LO TRATARON CREEN QUE NAVALNY ESTÁ EN COMA POR UN BAJÓN DE AZÚCAR.

La incertidumbre rodea al estado de salud de Navalny, que se encuentra en coma inducido y estable, pero los médicos evitan lanzar cualquier pronóstico. “El desenlace de la enfermedad continúa siendo incierto” y en esta etapa no se pueden descartar secuelas a largo plazo, “en particular en el sistema nervioso”, añadió en un comunicado el hospital.

El activista de 44 años, se encuentra en una unidad de cuidados intensivos, está siendo tratado con un antídoto y su estado de salud es grave, pero actualmente “no existe peligro” de muerte, señalaron fuentes médicas del hospital. Desde la Charité se afirma que los rastros de sustancias tóxicas han sido confirmados en varios laboratorios independientes.

En la mañana del lunes, el gobierno alemán se anticipó a los resultados médicos para afirmar que “se trata de un paciente que con bastante probabilidad fue víctima de un ataque con veneno“, dijo el portavoz del Ejecutivo, Steffen Seibert.

Los análisis han terminado por dar la razón al gobierno alemán y han confirmado las sospechas del entorno de Navalny, que creyeron desde un primer momento que se trataba de un envenenamiento intencionado. Y dejan en evidencia a los médicos rusos del hospital número 1 de Omsk, donde fue llevado en un primer momento Navalny, afirmaron por el contrario no haber encontrado rastro de veneno alguno en sus análisis.

La vida del activista ruso, acérrimo crítico del presidente Valdmir Putin y de numerosos oligarcas, corría peligro en su país, según su familia, de ahí que se decidiera trasladarlo a Berlín, al mismo hospital donde otros opositores ya habían sido tratados de envenenamientos en el pasado. La ONG Cinema for Peace, con sede en la capital alemana, organizó el traslado después de que la canciller Angela Merkel ofreciera su país para tratarlo.