Muere Jean-Paul Belmondo a los 88 años

0
98
Jean-Paul Belmondo
Jean-Paul Belmondo

Ha muerto a los 88 años, tras un accidente mal cicatrizado y una larga enfermedad, Jean-Paul Belmondo, una leyenda feliz del cine francés y europeo de las últimas décadas, actor, productor y director de cine y teatro, figura esencial de todas las escuelas cinematográficas de su tiempo, de la Nouvelle Vague, que inventó un nuevo lenguaje, al cine más popular.

EL ACTOR TRABAJÓ CON GRANDES DEL CINE COMO JEAN-LUC GODARD Y FRANÇOIS TRUFFAUT

Belmondo nació en el seno de una familia muy burguesa en Neuilly-sur-Seine, en la periferia en otro tiempo aristocrática del oeste de París, y ha fallecido en su hotel particular en el corazón de su ciudad íntima, cosmopolita y popular.

Su padre fue un escultor de cierto renombre. Y deseó para su hijo una educación muy selecta, compatible, a su modo de ver, con la carrera de artista que soñaba el joven Belmondo.

Su paso por la Escuela Alsaciana y los grandes liceos parisinos fueron muy poco entusiasmante. «A decir verdad, los estudios me interesaban poco. Soñaba con ser payaso. Solo me interesaban el circo y el boxeo», diría en su madurez última.

Su padre, Paul Belmondo, escultor y académico, comprendía perfectamente las tentaciones e inclinaciones de su hijo. Y no dejó de apoyarlo, aconsejándole que estudiase dicción y arte dramático. Durante esos años de formación conoció a varios de sus grandes amigos de toda la vida, como Jean-Pierre Marielle y Jean Rochefort.

Leer también [Vecinos de San Juan de Lurigancho sufren por falta de agua]

En la encrucijada de muchos caminos, entre su paso por cabarets de moda durante su primera juventud y su incipiente carrera dramática, Belmondo comenzó convirtiéndose en una de las figuras emblemáticas de la Nouvelle Vague cinematográfica, la que encarnaron Claude Chabrol, François Truffaut, Jean Luc Godard, entre otros, sin olvidar al gran patriarca y amigo, Jean-Pierre Melville. ‘Al final de la escapada’ (1960), de Godard, y ‘El confidente’ (1962), de Melvill, quizás sean dos de los personajes más emblemáticos de esa época esencial de su carrera y el cine francés. Sin olvidar que durante los años 50 y 60 del siglo XX, Belmondo trabajó con todos los grandes del cine francés de su tiempo: Marcel Carné, Marc Allegret, Claude Sautet, Marcel Ophüls, Édouard Molinaro, Jacques Deray, Henri Verneuil, Claude Lelouche, Alain Resnais…

Belmondo era capaz de encarnar los héroes fugitivos de Melville y otros personajes muy complejos como el ‘Stavisky…’ de Resnais. Su inmenso talento y el carácter olímpico de su persona se convirtieron muy pronto en una leyenda nacional, seductor del gran público y no pocas mujeres.

Sin enterrar nunca su diálogo íntimo, profesional, con los grandes maestros de la Nouvelle Vague, Belmondo se convirtió más tarde, a partir de los años 70 y 80 del siglo pasado, en personaje central de más de medio centenar de comedias donde el actor interpreta personajes ultra populares, en el terreno del vodevil humorístico, sin desdeñar en absoluto los personajes más grandes de la historia de la dramaturgia nacional, como el Jean Valjean de ‘Los miserables’ (‘Testigo de excepción’, 1995) de Víctor Hugo.

Solo, o en pareja con otras leyendas de su tiempo, como Jean Gabin o Alain Delon, Belmondo se convirtió, con Louis de Funés, en el actor más taquillero, popular, querido y admirado de Francia.

Leer también [Shakira dedica grato y emotivo mensaje a su padre]

La fama definitiva lo incitó a convertirse en productor, director y actor de teatro. Durante varias décadas, Belmondo montó e interpretó medio centenar largo de grandes obras del repertorio clásico, de Molière a Edmond Rostand, de Shakespeare a Peter Brook, con un éxito siempre excepcional.

Hombre feliz, seductor único del gran público, también fue un gran seductor. Casado en tres ocasiones, con Renée Constant, Natty Tardivel y Barbara Gandolfi, padre de media docena de hijos, tuvo compañeras muy famosas, de Ursula Andrews a Laura Antonelli. El año pasado volvió a vivir, en pareja, con Carlos Sottomayor, que había sido su compañera íntima muchos años más tarde. Su muerte marca una encrucijada de la escena francesa.