Protestas contra Merino dejaron 2 muertos, 112 heridos y 41 desaparecidos

0
15
Protestas
Protestas

Texto: Romario Porras Vargas.– El Perú está de luto. Los enfrentamientos entre la policía y los manifestantes, en el Centro de Lima, dejaron el lamentable saldo de dos muertos, 112 heridos y 41 desaparecidos. Así lo confirmó la abogada de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH), Mar Pérez

La Segunda Marcha Nacional convocó a miles de peruanos de los distintos distritos de la capital. Eufóricos y sin dar su brazo a torcer emprendieron caminatas hacia la Plaza San Martín y el Congreso de la República. El fervor empezaba a vivirse aproximadamente desde las cinco de la tarde del sábado.

Frases como “Merino no es mi presidente”, “Que se vayan todos” y “Fuera Ratas” se podía leer en algunos carteles, el objetivo era más que obvio. Sin embargo, cerca de las ocho de la noche reinó la violencia por parte de ambos bandos y empezó la desesperación entre todos.

Para evitar que las personas lleguen al Congreso y sigan con las manifestaciones, la Policía Nacional del Perú (PNP) formó cercos de contingencia con sus escudos. En videos registrados por los propios protestantes se ve que los uniformados disparan perdigones, canicas y arrojan bombas lacrimógenas.

En el otro lado, los civiles se protegían las vías respiratorias con paños bañados en vinagre, agua y mascarillas para taparse toda la cara. También se les ve arrojando objetos contundentes como piedras o botellas y protagonizaron pelas a puño limpio con los uniformados.

Identidades de los fallecidos

Jack Bryan Pintado Sánchez (22) fue la primera víctima mortal de la fatídica noche. El joven acudió para alzar su voz de protesta, pero jamás retornó a su vivienda. Recibió impactos de perdigones y, pese a que lo llevaron al Hospital Guillermo Almenara, en La Victoria, los doctores no pudieron hacer nada por él, ya había llegado cadáver.

El precio de ser escuchado terminó en tragedia, pues los médicos diagnosticaron que múltiples orificios en el rostro y cara por proyectil de arma de fuego acabaron con su sueño de ser abogado.

Para mí es como mi muerte porque yo estoy mal y enferma. Él quería ser abogado. Le motivaba porque veía mucha injusticia en el Perú. Él decía que quería estudiar eso para encontrar justicia. Yo lo he criado. Su mamá me lo dio a los tres años”, reveló su abuela, Moraiba Sandoval, entre el dolor de su pérdida.

Inti Sotelo Camargo (24) tampoco se salvó. Lo llevaron al Hospital de Emergencias Grau del mismo Centro de Lima. Aún tenía signos vitales, pero murió al poco tiempo. Su deceso se produjo a causa de una herida por proyectil de arma de fuego en el tórax, a la altura del corazón.

La muerte de mi hermano no puede quedar en vano. Vamos a llegar hasta las últimas consecuencias. Me da vergüenza las autoridades. Supuestamente nos tienen que proteger. La policía no nos cuida, nos reprime y eso tiene una cabeza, el ministro del Interior. Cuando uno se queja o denuncia te cierran las puertas“, expresó el hermano del occiso.

Irregularidades por parte de la policía

Mar Pérez reveló que muchos jóvenes fueron reprimidos por la policía y que se presentaron detenciones arbitrarias. “Solo hemos contabilizado cinco detenidos, parece que esa noche se ha priorizado la represión, el uso de la fuerza sobre las detenciones arbitrarias, pero sí han ocurrido detenciones arbitrarias”, precisó

Incluso, los oficiales habrían agredido al personal de la Defensoría del Pueblo cuando intentaron detener los disparos contra los manifestantes. Otro hecho indignante que informó fue la violencia sexual contra una de las detenidas, a quien detuvieron junto a su enamorado.

A esta joven la han obligado ir al baño, conducida por una custodia femenina, ahí la han obligado a desnudarse y la han sometida a una revisión íntima“, expresó la letrada sobre el caso de la fémina.

Tras la presión de los ciudadanos y luego de muchas horas sin pronunciarse, Manuel Merino de Lama renunció a la presidencia del Perú. Lo hizo demasiado tarde, cuando la sangre ya estaba derramada en Centro de Lima.