Juez es destituido por alertar de allanamiento a organización criminal

0
117
Leoncio Cachi Ramírez
Leoncio Cachi Ramírez

Para no creerlo. El juez de Investigación Preparatoria de la Corte Superior de Cajamarca, Leoncio Cachi Ramírez, fue destituido por parte del Pleno de la Junta Nacional de Justicia, por alertar de un allanamiento a los integrantes de la presunta organización criminal “Los Paisanos”.

MANTENÍA REUNIONES CON LA FAMILIA CHÁVEZ ALVARADO, IMPLICADOS EN LA FALSIFICACIÓN DE BILLETES.

En la ponencia del Procedimiento Disciplinario No 021-2021-JNJ a cargo de María Zavala Valladares, quedó acreditado que el investigado mantenía reuniones con los integrantes de la familia Chávez Alvarado, implicados en una presunta organización criminal dedicada a la falsificación de billetes.

Leer también [Gobierno presenta proyecto contra  la libertad de prensa]

Está probado que el juez entabló relación extraprocesal con integrantes de la familia Chavéz Alvarado y les advirtió que era inminente la realización del allanamiento, que constituye un acto de corrupción, por vulnerar el deber esencial de imparcialidad”, detalló Zavala en su ponencia.

En este sentido, por unanimidad el pleno de la JNJ determinó que Leoncio Cachi Ramirez, incurrió en la falta muy grave prevista en el art. 48, inciso 9, de la Ley de la Carrera Judicial, y le impuso la sanción de destitución.

La Junta Nacional de Justicia es un organismo constitucionalmente autónomo e independiente que se encuentra sometido a la Constitución, a su ley orgánica y a las demás leyes sobre la materia.

Leer también [Tachan la candidatura de Augusto Miyashiro a Chorrillos]

Una de sus funciones es aplicar la sanción de destitución a los jueces y fiscales, titulares y provisionales de todos los niveles. Así como al jefe de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) y del Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (Reniec).

Hechos como estos solo ocasionan mayor indignación en la población, sobre todo porque hoy en día la delincuencia cada vez está peor. La confianza en las autoridades para solucionar este flagelo y brindar seguridad a los ciudadanos queda enterrado con este tipo de casos.